La vida en dos ruedas

La vida en dos ruedas

Deportista irrepetible, ganador de los máximos logros en Ciclismo, es considerado el mejor ciclista de todos los tiempos.

El paso del tiempo tal vez pueda hacernos olvidar un gran campeón como Eddy Merckx (nacido en 1945). A lo largo de su exitosa carrera deportiva, fue tres veces campeón del mundo en ruta, y ganó cinco Tours de Francia, cinco Giros de Italia y una Vuelta a España. En 1974 logró la llamada Triple Corona del Ciclismo, al ganar el Tour de Francia, el Giro de Italia y el Campeonato del Mundo el mismo año.

El ciclismo es una actividad muy interesante para practicar de manera individual o grupal. Existen varias modalidades, como competición en ruta, en velódromo, o cicloturismo. Cada una tiene sus características, dependiendo de los gustos y los intereses de cada uno.

También encontramos muchos tipos de bicicletas, como las de carrera, las urbanas, las MBX y las Mountain Bike. Cada una de ellas tiene sus particularidades y sus usos. Personalmente, tengo una Mountain Bike que me permite recorrer caminos rurales y a la vez desplazarme en la ciudad. Hallarás muchas marcas y modelos de bicicletas, que no detallaremos debido a que es muy amplio y existen múltiples opciones.

Como analogía, comparando las partes de una bicicleta con nuestra vida espiritual, la rueda está compuesta por un eje y muchos rayos que van hacia el centro del eje. Esto permite que gire de manera adecuada. Si uno de estos rayos esta desalineado o flojo, puede hacer que la rueda no funcione de la manera correcta.

En nuestra vida ocurre algo similar. Debemos tener como centro o eje de nuestra existencia a Jesús. Si todas nuestras acciones no convergen o están dirigidas hacia él, no podremos andar en la vida con rumbo certero; nos podemos desalinear o tomar un rumbo equivocado en nuestras acciones. Debemos tener como eje a Jesús, y él se encargará de que nuestra vida sea de éxito y bendiciones. ¡Te animo a comprobarlo por ti mismo!

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del cuarto trimestre de 2019.

Escrito por Gustavo Montiel, Prof. de Educación Física.

Con Dios no hay imposibles

Con Dios no hay imposibles

Ganadora de 14 medallas de oro en la historia de los mundiales de gimnasia artística (única persona que logró semejante hito), ella superó dificultades y abusos de su infancia.

La gimnasia artística o gimnasia deportiva es una disciplina que consiste en la realización de una composición coreográfica combinando movimientos corporales que generalmente van con acompañamiento musical.

Este deporte, que exige al gimnasta condiciones físicas excepcionales, es una actividad que requiere ejercicios difíciles de ejecutar. Normalmente los ejercicios incluyen barras de equilibrio, barras asimétricas, anillas, barras paralelas, barra fija, potros, ejercicios a manos libres y saltos con apoyos.

Sin duda, una de las mayores exponentes de la historia de la gimnasia artística es Simone Biles, quien nació en Columbus (Ohio, Estados Unidos) el 14 de marzo de 1997. En la competencia general individual, Biles es cinco veces campeona nacional, campeona olímpica en Río 2016 y cuatro veces campeona del mundo; además, es la única gimnasta que ha conseguido ganar tres veces de forma consecutiva.

En aparatos, ha sido cuatro veces campeona mundial en suelo, dos veces en viga de equilibrio y una en salto de caballo. Ella se caracteriza por su potencia y por el alto nivel de dificultad en sus ejercicios. Así, se ha consolidado como la mejor gimnasta del mundo en su época.

Pero nada ha sido sencillo para ella, llegar a ese lugar no fue fácil. Sus padres eran adictos a las drogas, así que sus abuelos maternos la adoptaron. Además, fue una de las víctimas de abuso sexual de Larry Nassar, el exmédico del equipo estadounidense que fue condenado a más de 175 años de prisión por abusar de 250 niñas y mujeres durante casi veinte años.

Simone escribió un libro titulado Sin miedo a volar. En uno de sus párrafos dice: “Todas las adversidades de mi infancia me han convertido en la joven mujer que soy ahora”. ¿Pueden las cosas negativas que te ocurren en la vida transformarse en bendiciones? La historia de Simone afirma que sí.

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del tercer trimestre de 2019.

Escrito por Gustavo Montiel, Prof. de Educación Física.

Retrato de una triunfadora

Retrato de una triunfadora

Luciana Aymar

Elegida ocho veces como la mejor jugadora del mundo,

es un ejemplo de entrenamiento y disciplina.

El hockey es un deporte que se puede jugar sobre césped, hielo o con patines. Nuestra protagonista ha triunfado en hockey sobre césped. Algunas de las características básicas del juego son:

Es un deporte olímpico. Dos equipos rivales de once jugadores compiten para meter la pelota en la portería del equipo contrario. Los jugadores golpean la pelota con ayuda de un palo que permite controlarla. El tanto se llama gol.

El objetivo consiste en marcar más goles que el equipo contrario al finalizar el tiempo de juego reglamentario. Son cuatro cuartos de quince minutos. Hay descansos de dos minutos entre el primer y el segundo tiempos y entre el tercero y el cuarto. También hay un descanso de cinco minutos entre el segundo y el tercero.

Luciana Aymar nació el 10 de agosto de 1977 en Rosario, Argentina. Fue elegida ocho veces la mejor jugadora del mundo y declarada leyenda del hockey por la Federación Internacional. Fue jugadora de Las Leonas (Selección Argentina de Hockey) por muchos años, y obtuvo varios títulos, campeonatos a nivel mundial y olímpicos. Además, ganó seis veces el Champions Trophy y tres medallas doradas en los juegos panamericanos.

En la Biblia encontramos muchos ejemplos de mujeres virtuosas que han sido ejemplos en su vida por la gracia de Dios. Tenemos algunos ejemplos, como María, Dorcas, Sara, Rebeca y Ana. Todas ellas fueron utilizadas por Dios para cumplir algún propósito en su vida o en la de otros. Si nos ponemos en sus manos, él pude hacer grandes cosas en nuestra vida; solo debemos confiar y entregarnos para ser guiados y dirigidos por su voluntad.

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del segundo trimestre de 2019. Escrito por Gustavo Montiel, Prof. de Educación Física.

Crecer para ser el mejor

Crecer para ser el mejor

Muchos lo consideran el mejor jugador de fútbol del mundo. Hablamos de Lionel Messi. Nacido el 24 de junio de 1987 en Rosario, República Argentina, se inició desde pequeño en el mundo futbolístico. Habilidad, precisión, visión de juego y velocidad son algunas cualidades que lo destacan del resto de sus compañeros, y le han permitido ganar diferentes títulos deportivos, hasta consagrarlo como uno de los mejores deportistas del planeta.

A veces, las cosas no nos favorecen y pensamos que no tenemos salida.

Lio ganó cinco veces el Balón de Oro de la FIFA (Federación Internacional de Fútbol Asociado), máximo galardón individual mundial para un futbolista.

Pero la llegada de Messi a la gloria deportiva no fue para nada sencilla. Él tenía un problema hormonal de crecimiento que le complicaba jugar, y debía realizar un tratamiento. Pero, como era muy costoso, ningún club de la Argentina quería pagarlo.

Fue por eso que a los trece años se radicó en España. Allí, el club Barcelona se hizo cargo del costoso tratamiento hormonal que necesitaba para que su crecimiento fuera normal. Empezó jugando en las inferiores del club hasta que a los 17 años debutó en primera división. Lionel acompañó su inmenso talento con trabajo y sacrificio. Más allá de este problema físico, siempre se mantuvo saludable.

Messi es un claro ejemplo de superación personal. En vez de quejarse por lo que le pasaba y porque nadie quería ayudarlo, decidió seguir adelante y persistir, a pesar de que en esa época no tenía todos los recursos para solucionar su problema.

A veces, las circunstancias de la vida no nos favorecen y pensamos que no tenemos salida. Ante nuestros ojos humanos, las dificultades se nos presentan como insuperables.

Messi tuvo la oportunidad de triunfar. No olvides que tú también puedes hacerlo.

Pero Dios tiene un plan y un propósito para la vida de cada uno de nosotros. Debemos ponernos en sus manos, y caminar con Jesús siempre, para que él nos muestre cuál es su voluntad para nosotros.

Así como Messi tuvo la oportunidad de triunfar, no olvides que tú también puedes hacerlo. Tomado de la mano de Dios, ¡tus planes serán exitosos y bendecidos!

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del primer trimestre de 2019. Escrito por Gustavo Montiel, profesor de Educación Física.