Masturbación: ¿Buena, mala o inofensiva?

Masturbación: ¿Buena, mala o inofensiva?

Masturbación: ¿Buena, mala o inofensiva?

Claves para abordar una práctica muy usual de la que solemos no comprender sus peligros.

Hablar sobre masturbación no es sencillo. Hay muchos mitos y tabúes que se han perpetuado, y que impiden abordar el tema sin culpas o vergüenza.

La masturbación es una práctica sexual que consiste en la autoestimulación de las zonas genitales de tu propio cuerpo (pene/vagina), con el fin de alcanzar placer y experimentar la excitación.

La primera experiencia masturbatoria ocurre en la infancia, cuando un niño va descubriendo su cuerpo. Desde luego, es algo que uno hace involuntariamente. Llegados a la preadolescencia, aparece la masturbación voluntaria. En este momento, la mente ya tiene capacidad de formar ideas eróticas y los pensamientos sexuales provocan excitación. Aquí comienza a experimentarse lo complejo y peligroso de este hábito. A esto se suma la presión social de los pares, que lleva a que un adolescente practique la masturbación para demostrar su virilidad.

Hay muchas controversias acerca de cómo nos afecta o no esta práctica. Años atrás, psicólogos y psiquiatras se reunían con dirigentes religiosos para debatir acerca de si la masturbación es buena, mala o inofensiva. Muchos se preguntaban: “Si es pecado, ¿por qué la Biblia no dice nada al respecto?” “Si es perjudicial, ¿por qué la mayoría de los niños de entre diez y doce años comienzan a masturbarse de manera espontánea, sin premeditarlo, como si fuera parte de su desarrollo sexual?” Por eso, muchas veces se ha pensado que la masturbación es algo normal, naturalizándola y promoviéndola.

No obstante, ¿qué tal si en vez de preguntar si es buena o mala seguimos el consejo de Pablo de 1 Corintios 10:23?: “Todo está permitido, pero no todo es provechoso. Todo está permitido, pero no todo es constructivo”.

Si bien muchos profesionales de la psicología argumentan que la masturbación es la práctica ideal para el autoconocimiento, si nos guiamos por los principios bíblicos, llegamos a la conclusión de que el conocimiento de nosotros mismos no está a la luz del placer, sino a la luz de la Cruz. Hay un engaño muy sutil en esta idea. Experimentar el placer sexual antes de tiempo, a una edad tan prematura, puede obstaculizar el desarrollo de las facultades intelectuales, de la construcción de relaciones interpersonales y el manejo de impulsos.

Cuando nos basamos en el aspecto meramente físico, la masturbación activa circuitos neuronales de placer, disminuye la tensión y la ansiedad, y se convierte en un mecanismo de salida para situaciones problemáticas. Esto parece positivo pero no lo es, ya que el cerebro genera una dependencia de esta conducta. Luego, para lograr los mismos resultados, tendrá que aumentar la frecuencia de la práctica. Así, la persona tendrá un cuadro de compulsión masturbatoria, con posible adicción a la conducta, y un sinnúmero de disfunciones sexuales.

Como si esto fuese poco, la masturbación aumenta el individualismo y fomenta el egoísmo, porque con ella aprendes a disfrutar las fases del acto sexual en soledad, hasta volverse un vicio secreto. Tampoco es el camino para el autoconocimiento: Cristo es el camino para conocerte verdaderamente.

La pregunta correcta que debes hacerte si todavía dudas sobre practicar o no la masturbación es: ¿Cómo afecta esto a mi comunión con Dios y su plan para mi vida? ¿La ennoblece? ¿Permite que yo aprenda lecciones de temperancia, dominio propio y dependencia de Dios en mis momentos de ansiedad?

El Creador ha pautado tiempos para disfrutar de la sexualidad activamente. Ha diseñado que esposo y esposa gocen en conjunto de la sexualidad. Que no tiene como mero y único fin el placer; es un medio por el cual se llega al real objetivo: glorificar a Dios porque su diseño es perfecto, y aprender a servir a mi prójimo, priorizando sus necesidades y deseos por encima de los míos, si es necesario.

Sé sabio, ocúpate de formar un carácter temperante y espera el tiempo correcto para ser sexualmente activo. No se trata solo de no masturbarse porque es pecado; a veces, debes preguntarte si algo te conviene o no.

La mayor conquista de un joven cristiano es la que logra sobre su propio cuerpo y su carácter. Si aprendes a ser temperante sexualmente, y esperas al tiempo correcto y la persona correcta para practicar activamente la sexualidad, sin duda tu dicha futura será mayor, y tu comunión con Dios en el presente será mejor.

¿Realmente vale la pena practicar la masturbación, cuando nos traerá riesgos emocionales, morales, físicos, sociales y espirituales? Recuerda el consejo de Pablo: “Huye de las pasiones de la juventud” (2 Tim. 2:22)

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del tercer trimestre de 2021.

Escrito por Vicky Fleck, estudiante de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba y miembro de la Iglesia Adventista de Córdoba Centro, Argentina.
@vickyfleck

Tu identidad sexual tiene un propósito

Tu identidad sexual tiene un propósito

Tu identidad sexual tiene un propósito

La homosexualidad no es un tema de elección, es un tema de adoración.

Dios te ha dado un sexo biológico. No es una equivocación que hayas nacido con las características sexuales que posees. Eres su criatura. Tu cuerpo le pertenece a él y debe ser destinado a adorar al Dios que lo ha diseñado. Así lo dice la Biblia: “Por precio habéis sido comprados; por tanto, glorificad a Dios en vuestro cuerpo” (1 Cor. 6:20).

Por nuestra naturaleza pecaminosa, la tendencia natural es hacia el mal. Es por eso que en todo ser humano habita un deseo pecaminoso, difícil de dominar, que puja por corromper el propio cuerpo. Estos deseos se manifiestan en cada ser humano de manera diferente. No podemos anularlos, pero sí dominarlos por medio del Espíritu Santo, y renovarlos conforme a Dios (Efe. 4:22-25).

La inclinación sexual está constituida por factores internos (predisposiciones e impulsos innatos) y factores externos (estímulos y vivencias traumáticas infantiles). Además, hay factores genéticos, sociales, ambientales y cognitivos que juegan un papel importante. Los deseos sexuales hacia una persona del mismo sexo pueden aparecer desde la infancia. Sin embargo, la inclinación no define tu orientación sexual. Lo que define la orientación es la conducta.

Cuando una persona escoge conducirse contrariamente al diseño divino y al propósito que Dios le ha dado para satisfacer su inclinación, adora más su cuerpo que al Creador de su cuerpo. Decir que el deseo homosexual es pecado puede generar sentimientos de culpa y desesperación. Pero la culpa que lleva al remordimiento –en vez de al arrepentimiento– no procede del Padre de la bondad, sino del Príncipe de las tinieblas. Dios no condena nuestra tendencia hacia el mal porque sabe que “todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23). Sin embargo, espera que –en respuesta a su misericordia– no cultivemos el pecado. Su gracia no nos exime del deber, sino que nos invita a dominar las pasiones por medio de Cristo y a ser justificados por su sangre cada vez que recaemos en nuestros intentos fervorosos por tener vidas consagradas.

La Biblia es concisa al declarar: “No erréis; ni los fornicarios, ni los idólatras, ni los adúlteros, ni los homosexuales, ni los afeminados heredarán el Reino de Dios” (1 Cor. 6:9,10).

Dios no pregunta cuáles son tus inclinaciones, sino cuáles son tus acciones. Dios te hizo libre para escoger. Libertad es actuar sabiendo que hay límites y que excederlos trae consecuencias. Libertinaje es abusar del don de la libertad para exceder los límites que esta compone. Dios te da libertad por medio de Cristo, y te aparta del libertinaje. Considerar erróneamente la libertad como licencia es el primer paso en dirección a corrompernos.

Dios no te condena por lo pecaminoso de tu deseo. En cada cristiano habita el mal de igual manera, manifiesto de diferente forma. Dios no condena el deseo, sino la conducta ante el deseo. Cuando decides conducirte satisfaciendo lo que te incita a pecar, tus conductas dan testimonio de tu adoración: “Somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras” (Efe. 2:10). Así, decides si tu cuerpo es utilizado para la complacencia propia o si es reservado para rendir culto a Dios. De esta manera defines tu salvación.

El comienzo de la restauración de todo cristiano, independientemente de su inclinación sexual, parte del reconocimiento de su condición, y del arrepentimiento de su acción. “Solo Dios mismo puede proporcionar remedio, y esto lo ha hecho mediante el sacrificio de su Hijo. Todo lo que se pide del hombre caído es que ejerza fe: fe para aceptar las condiciones necesarias para perdonar su pasado pecaminoso, y fe para aceptar el poder que se ofrece para llevarlo a una vida de rectitud”, afirma el Comentario Bíblico Adventista en la explicación de Romanos 1:23, 24.

Las tendencias que van en contra del sexo que Dios te ha dado como un regalo no pueden cambiarse voluntariamente; pero cuando sometes tu voluntad a Dios, él es capaz de hacer el “querer como el hacer por su buena voluntad” (Fil. 2:13).

La verdadera adoración no consiste en otra cosa que dar gloria a Dios con nuestros cuerpos. Implica morir a los propios deseos, porque al conocer al Creador hay una profunda impresión de que solo lo que él demanda es bueno. Adorarle es obedecerle, aunque su mandato vaya en contra de lo que nuestro corazón dicta.

Recuerda: “Dios me ama como soy, pero no me deja como estoy”. Tal vez en tu corazón hay deseos que van en contra del propósito de Dios, pero debes saber que no hay condenación para aquellos que se rinden a los pies del Salvador (Rom. 8:1). Tu confianza no debe depositarse en ser capaz de hacer lo bueno, sino en que el Espíritu Santo te ayudará a abandonar toda obra que te aparta de Dios (Rom. 8:13).

Después de todo, la verdadera adoración no gira en torno a lo que a ti te complace, sino a lo que complace a Dios. “Pero Gracias a Dios que aunque érais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquella forma de doctrina que os transmitieron, y libertados del pecado, vinisteis a ser siervos de la justicia” (Rom. 6:17-18).

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 segundo trimestre de 2021.

Escrito por Por Vicky Fleck, estudiante de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba y miembro de la Iglesia Adventista de Córdoba Centro, Argentina.

¿Por qué esperar hasta el matrimonio?

¿Por qué esperar hasta el matrimonio?

¿Por qué esperar hasta el matrimonio?

¡Nueva sección! Desde aquí hablaremos de algunas cosas que solemos no hablar: la sexualidad desde la perspectiva cristiana

Todo lo que Dios hace tiene un propósito. La sexualidad ha sido creación suya; es buena, agradable, y santa (es decir, apartada para uso sagrado). Todo lo que la Biblia dice tiene un propósito: “Lo que Dios quiere es que ustedes lleven una vida santa, que nadie cometa inmoralidades sexuales” (1 Tes. 4:3, DHH).

La sexualidad fue un regalo para nuestros primeros padres a fin de que tuvieran la unión más íntima entre un hombre y una mujer. Así, en el principio de nuestro mundo, se instauró el matrimonio; el nivel más profundo de conexión entre ambas personas sería el encuentro sexual, que serviría para representar simbólicamente la unión entre Cristo y su iglesia, a la cual llama esposa (Apoc. 19:7, 8; Efe. 5:25-27).

Con la entrada del pecado, el enemigo de Dios se propuso destruir la institución matrimonial santificada por Dios. Al manchar la sexualidad corrompería el carácter de los hijos de Dios, mancharía el antitipo de la unión entre Cristo y su iglesia y arruinaría la santificación que le permite a Dios hacer maravillas con sus hijos (Jos. 3:5).

Más allá de las relaciones sexuales

En los textos bíblicos se utiliza la palabra “fornicar” o “cometer adulterio” para indicar una práctica sexual errada. Esto no se limita exclusivamente a la consumación del coito en el nivel físico, sino a cualquier práctica que afecte la pureza sexual. Se puede cometer adulterio con el pensamiento (Mat. 5:27, 28).

Dios no demanda de nosotros obediencia irracional, no desea que hagamos lo correcto por miedo a un castigo. Al contrario, ha provisto principios en su Palabra para que hagamos lo bueno por amor, porque confiamos en que sus “No lo hagas” son el consejo más sabio de parte de un Padre que nos ama más de lo que podemos imaginar.

Como nuestro Dios nos ha dado una mente para razonar, quiero exponerte algunas razones que fundamentan por qué las relaciones sexuales son mejores dentro del matrimonio:

[… Texto completo exclusivamente en la versión impresa. Suscríbete a la revista Conexión 2.0 y recíbela trimestralmente en tu domicilio o iglesia] 

Lejos de mejorar la conexión, la sexualidad premarital la debilita. Cuanto mayor sea la satisfacción placentera, mayor será la culpa. Esa culpa muda en un autorreproche que se proyecta a la pareja en reproche. Las relaciones sexuales premaritales aumentan la desconfianza y los celos y generan un desgaste emocional que empeora el vínculo con cada acercamiento sexual.

¿Virgen o puro?

Volviendo al versículo de 1 Tesalonicenses 4:3, la voluntad de Dios es que seamos puros y no cometamos fornicación. Pero, me dirás: “Yo ya tuve relaciones sexuales y aún no me casé”. Si esa es tu situación, quiero decirte que la pureza no es el estado de quien no tuvo relaciones sexuales. Es el estado de quien, sin importar su vida pasada, un día encontró a Cristo, abandonó todo por amor a él y fue transformado interiormente para reflejarlo exteriormente.

La pureza empieza en la mente y nos hace incapaces de participar de cualquier acto inmoral. La persona pura depende de Jesús, no quiere desagradarlo y desea cuidar su templo, absteniéndose de lo que manche su pensamiento y degrade su conducta.

Una persona virgen (en el sentido de que no tuvo relaciones sexuales) no necesariamente es pura, ya que, aunque no participe del coito, puede ser inmoral. De igual forma, una persona pura no necesariamente es virgen. Puede haber cedido a la tentación sexual, pero abandonó ese mal camino del pasado para vivir agradando a su Padre celestial.

Si no eres virgen, ponte a cuentas con Dios. A pesar de haber desobedecido en el pasado puedes serle fiel en el presente. Si no eres puro, puedes serlo en Cristo. Confiésate en su presencia. Habla con tu Abogado, Cristo, y confía en que tus pecados serán emblanquecidos. Hoy es el momento de ser una nueva criatura por medio de Cristo.

Que las palabras de Efesios 4:22-24 (DHH) nos acompañen siempre: “Por eso, deben ustedes renunciar a su antigua manera de vivir y despojarse de lo que antes eran, ya que todo eso se ha corrompido, a causa de los deseos engañosos. Deben renovarse espiritualmente en su manera de juzgar, y revestirse de la nueva naturaleza, creada a imagen de Dios y que se distingue por una vida recta y pura, basada en la verdad”.

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del primer trimestre de 2021.

Escrito por Vicky Fleck, estudiante de Psicología en la Universidad Nacional de Córdoba y miembro de la Iglesia Adventista de Córdoba Centro, Argentina.