Los trajines de esta vida muchas veces perturban nuestra comunión con Dios.

Superando la ansiedad

Hagamos un experimento.

Imagínate los siguientes escenarios

  • una entrevista de trabajo
  • trasladarte por una ciudad en transporte público, en hora pico
  • una llamada de tu novia diciéndote: “Tenemos que hablar”

Si enfrentaras en un solo día cada una de estas situaciones (y otras similares), probablemente experimentarías un cuadro de ansiedad. Todos nos preguntamos a diario, frente a situaciones similares: ¿Qué pasará? ¿Tendré una buena entrevista de trabajo? ¿Llegaré a tiempo a mis compromisos? ¿Qué querrá decirme mi novio/a?

La ansiedad se va generando cuando la persona percibe algo amenazante o peligroso en su entorno. La ansiedad es un estado emocional que conlleva muchas sintomatologías, tanto físicas como psicológicas. Sin embargo, la clave de todo es cómo controlar y reducir el nivel de ansiedad cotidiana.

Las personas tenemos nuestras propias alarmas de emergencia, que nos preparan para enfrentar cada escenario amenazante o peligroso de nuestro alrededor. Las constantes preocupaciones del día a día pueden agobiar nuestra vida. Pero también tenemos herramientas accesibles para enfrentar la ansiedad. Por ejemplo, un estilo de vida saludable ayuda muchísimo: salir a caminar, comer sano, disfrutar de la familia y amigos. Todo esto nos ayuda a equilibrar nuestras vidas en un 50%.

Pero es aquí donde uno se pregunta: ¿Qué hago con la otra mitad? El factor determinante para bajar los niveles de ansiedad es confiar en Dios, entregar tu vida y tus decisiones en sus manos y tener la certeza de que él obrará a cada minuto. Así lograrás controlar y reducir la ansiedad, a medida que aumentan tu calidad de vida y bienestar.

Dios es quien calma los mares y los vientos. Recuerda que, aunque te encuentres abrumado por un mar de problemas cotidianos, enfrentando olas que amenazan hundir tu vida; no estás solo, Dios está contigo. No tengas miedo, él jamás te abandona. Tomado de su mano, no hay nada imposible.

Por | 2018-12-12T09:20:32+00:00 23 noviembre, 2018|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Psicóloga y docente de la Universidad Adventista de Chile.

Deje su comentario