En la primera parte de este artículo hablamos sobre el personaje malvado del film Guerra del Infinito y sus planes, comparados con los de Cristo. En este artículo continuaremos hablando de esta historia.

La guerra del infinito – Parte II

Ya habíamos presentado a Thanos, el personaje siniestro de la película, así como sus colaboradores. Ahora bien, ¿quién les hará frente? Para resistir el ataque de los malvados, se juntan héroes de todas partes del universo. Como se suele decir, la unión hace la fuerza. Todos se preparan para una pelea final.

Pensando en el verdadero conflicto entre el bien y el mal, tal como lo describe la Biblia, nadie queda al margen de la batalla. Aunque puede parecer que la pelea es entre Dios y Satanás, nos afecta a todos. Y qué bueno es saber que tenemos un Dios que pelea por nosotros. Él se encargará de nuestras necesidades y de sostenernos en cada combate.

A diferencia de la película, la humanidad no está desamparada o perdida sin saber qué hacer ante un inminente ataque exterior. Estamos aguardando el acontecimiento más maravilloso de toda la historia: el regreso de Dios y sus ángeles. La Biblia anticipa que finalmente se acabará el llanto, el dolor y las penas de esta vida, porque todas las cosas habrán pasado.

Pero continuemos con la historia…

Atención: spoiler a continuación. Thanos consigue su objetivo, que es acabar con la mitad de la población de la Tierra y otros planetas. Seguidamente, vemos que de repente empiezan a desaparecer personas. Algunos iban caminando por la calle, conduciendo un vehículo; otros volando o en distintas actividades normales. Pero la eliminación de las personas da por resultado un caos total.

Esta desaparición masiva nos recuerda la creencia de algunos cristianos en un rapto secreto de los que se salvan. Muchas denominaciones cristianas evangélicas sostienen esta creencia, ejemplificada en la novela titulada Left Behind (Dejados atrás), donde se presenta una escena apocalíptica de “secuestro” de una grupo de personas elegidas, sin saber muy bien por qué son elegidas; por lo menos al momento de su desaparición. Es decir, contrario a lo que señala la Biblia en repetidas ocasiones, Dios no regresa visiblemente por los suyos, sino que los rapta. Luego, Dios vuelve acompañado por estos elegidos.

No obstante, durante el proceso, se dan momentos caóticos y de miedo constante de no saber lo que pasa. Por supuesto, no hay base bíblica para el rapto secreto. Si bien se menciona que el remanente será arrebatado, se establece claramente que no será de esa manera. Jesús volverá en persona junto con sus ángeles y entonces nos llevará hasta su casa. El rapto secreto es una visión bastante negativa de algo que debería ser positivo o esperanzador, como es el final del conflicto.

Querido lector, te deseo lo mejor, donde sea que estés. Y recuerda, hoy y siempre, ¡maranata!

Por | 2018-11-16T09:20:46+00:00 16 noviembre, 2018|Categorías: Cine|Etiquetas: , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Como Director de cine adventista y productor de videojuegos puse mi vida en las manos de Dios para compartir su mensaje a jóvenes por estos medios. Mi compañera, guionista y youtuber, Bitia Martínez, me asesora y ayuda a preparar los artículos que publico en Conexión 2.0.

Deje su comentario