“El fin es el comienzo”, qué curiosa afirmación ¿no os parece? ¿Pero no es acaso esto verdad?

El fin del comienzo

Como muchos ya saben, estamos haciendo una película/serie sobre el libro bíblico del Apocalipsis. En una escena, los protagonistas pasan al lado de una institución que fue hermosa y estaba llena de personas. Sin embargo, en ese momento está vacía, abandonada y destrozada, apenas reconocible de lo que fue antaño. En el pasado, los miembros de esa institución se peleaban entre sí por alcanzar los mejores puestos. Se envidiaban y luchaban por tener la mejor casa, el mejor vehículo, etc. Sin embargo, ¿de qué había servido todo eso? Al final, todo había sido “vanidad de vanidades”.

¿Dónde tenemos puestas nuestras miras? Nuestras metas, ¿nos hacen mejores o peores personas? ¿Cuál es nuestro objetivo de vida, al cual dedicamos nuestro esfuerzo y tiempo?

A mi esposa Bitia y a mí nos pasa que todo lo que tenemos lo invertimos en los proyectos de la iglesia: cine, YouTube, videojuegos, etc. Y a veces, con la mejor intención, amigos y/o familiares se acercan a decirnos que estamos “locos” por dedicar nuestra vida y nuestro todo a estas cosas. Pero, finalmente, estamos de paso y el tiempo que estemos aquí queremos aprovecharlo. Eso no significa que no puedas invertir en otras cosas, hay que ser equilibrados, en especial si tienes una familia. Pero entonces, la pregunta es: ¿Dónde inviertes tú lo importante?

Como decía un gran sabio que algún día conoceremos “todo tiene su tiempo” y eso es verdad, no obstante, siempre hay algo en lo que vertimos la mayor parte de nosotros mismos. Reflexiona sobre eso y si lo que haces es bueno para ti o no, y si hay algo que puedas hacer pensando también en otros.

Pensar en la eternidad

Cuando leemos la Biblia o revisamos la historia vemos que, aunque han pasado siglos, las personas siguen cometiendo los mismos errores. En muchos casos, perseguimos lo que no da frutos. Es hora de que depositemos nuestros tesoros en el cielo.

¿Qué es un momento de “alegría” aquí, comparado con la felicidad y paz eterna? Puede sonar como una frase hecha, un cliché, pero tristemente es una realidad. Porque los cristianos sabemos que se acerca el fin de todas las cosas. Sin embargo, ese día también será el comienzo de lo nuevo. Y será algo maravilloso.

Recuerda el momento más feliz de tu vida. Al recordarlo, sin duda quisieras volver a vivir tal cosa. Ahora, imagínate que ese momento ideal se prolongara indefinidamente en el tiempo, durante toda la eternidad. ¡Eso es lo que nos espera! Deseo de corazón que podamos vernos allí para poder seguir hablando.

Bendiciones, amigos. ¡Maranata!

Por | 2017-11-07T09:37:21+00:00 3 noviembre, 2017|Categorías: Cine|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Como Director de cine adventista y productor de videojuegos puse mi vida en las manos de Dios para compartir su mensaje a jóvenes por estos medios. Mi compañera, guionista y youtuber, Bitia Martínez, me asesora y ayuda a preparar los artículos que publico en Conexión 2.0.

Deje su comentario