Desconstruyendo el universo MARVEL

Mar 31, 2020 | Aire fresco

¿Por qué los Avengers generan tanta simpatía?

Sus películas recaudan millones de dólares y obtienen una identificación casi inmediata con el público. Cada vez que se produjo un estreno de los films de Avengers (“vengadores”)  fue un auténtico suceso económico y también sociocultural. ¿Por qué? Te dejo algunas respuestas.

  1. La empatía: los personajes sufren traumas poderosos y carencias afectivas significativas; eso logra afinidad con el espectador (podríamos llamarle “compromiso emocional”).
  2. El humor: el humor trae muchos beneficios en el organismo y es muy ventajoso para lograr más empatía en una película.

Desde luego, además existen otros factores dentro de un análisis comercial, como la “construcción de marca” y un marketing poderoso.

La filosofía Avengers

Enfoquémonos en los pensamientos y las filosofías, ya que en estos radica la sutileza ideológica que promueve Avengers.

El apóstol Pablo estuvo en el Areópago de Atenas, en el primer siglo de la Era Cristiana. Allí, presentó a Dios en una cultura extraña. Algo muy parecido a nuestros días. En Hechos 17:18 (DHH), dice: “También algunos filósofos epicúreos y estoicos comenzaron a discutir con él. Unos decían: ‘¿De qué habla este charlatán?’ Y otros: ‘Parece que es propagandista de dioses extranjeros’. Esto lo decían porque Pablo les anunciaba la buena noticia acerca de Jesús y de la resurrección”.

¿Quiénes eran y qué proponían los grupos o corrientes filosóficos mencionados en el texto? Los epicúreos buscaban la felicidad mediante el placer y las amistades entre correligionarios.

Por su parte, los estoicos promovían una vida sin posesiones materiales, tenían un concepto de felicidad sin riquezas ni lujos. Además, sostenían que la clave para no sufrir era mantener la calma (ataraxia, que es la ausencia de turbación en la vida, o imperturbabilidad).

En efecto, a ambos grupos les llamaba poderosamente la atención la figura de Jesús; es decir, la de un Salvador.

El meollo del asunto en Avengers es la salvación del planeta y el resguardo de la humanidad. Esta “salvación” llega mediante ellos, los vengadores (humanos en su mayoría); es decir, sin Dios (el Creador de la raza humana y del Universo). Es aquí donde aparece la concepción del humanismo, un sistema que se centra en las necesidades humanas. Es decir, la solución de los problemas del hombre está en el hombre. Y ¿qué es Avengers sino un grupo u organización científica terrestre, luchando contra un ser de cualidades divinas (según el comic) como Thanos, para la supervivencia del planeta?

Este personaje no es más que un sincretismo, hijo de dioses mitológicos,  según explica la historia. Si bien es materializado como un extraterrestre de físico portentoso, corresponde a una leyenda inspirada en divinidades y filosofías grecorromanas.

Una saga humanística

El humanismo es una forma integrada de valores humanos, asociada al nihilismo del cual Thanos es partícipe; algo evidenciado también en su forma de actuar en las películas.

El nihilismo promueve que ninguna regla moral o divina debe regir en el Universo, sino un sincretismo moral personal que idealmente no perturbe a los demás, y es exactamente la forma en que Thanos obra en la saga.

En el fondo, Avengers gusta tanto al público porque desprecia al Dios Creador y lo destruye obviándolo; dicho de otra manera, lo borra del mapa espiritual. Pero nosotros sabemos que la Palabra de Dios es mucho más poderosa que una película. El mismo San Pablo lo declara así en 1 Corintios 1:19 y 20: “Pues está escrito: Destruiré la sabiduría de los sabios, y desecharé el entendimiento de los entendidos. ¿Dónde está el sabio? ¿Dónde está el escriba? ¿Dónde está el disputador de este siglo? ¿No ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?”

Así, resuenan con más actualidad las palabras que San Pablo escribió en el pasado (tal vez, sin imaginar este tipo de expresiones cinematográficas) que están registradas en Colosenses 2:8 (DHH): “Tengan cuidado: no se dejen llevar por quienes los quieren engañar con teorías y argumentos falsos, pues ellos no se apoyan en Cristo, sino en las tradiciones de los hombres y en los poderes que dominan este mundo”.

Hoy, sin duda, el mundo está cautivado con films como Avengers y otros similares. Sé sabio. Presta atención a lo que miras y analízalo a la luz de aquel que nunca te falla: Jesús. Él es el verdadero y único superhéroe, y en la Biblia nos dejó un valioso material de estudio para identificar lo que es dañino.

¡Que las filosofías del cine no perjudiquen nuestro carácter y nuestro entendimiento! Que el arte, en todas sus formas, pueda adorar a Dios y acercar al ser humano a su único Creador y a su auténtico Salvador.

Este artículo es una condensación de la versión impresa, publicada en la edición de Conexión 2.0 del segundo trimestre de 2020.

Escrito por Daniel Montero, productor periodístico y guionista en Nuevo Tiempo Chile.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *