Es increíble el poder de decirnos a nosotros mismos: Sí, me amo y soy muy valioso.

Yo valgo la pena

¿Te has preguntado alguna vez si eres importante? Puede parecer una cuestión sencilla para algunas personas, pero en algún punto de nuestra vida el interrogante es imperativo. Y la respuesta debe ser sincera. Demandará mirar hacia adentro, a nuestro “yo”. Será como vernos en un espejo y describir las cosas que nos gustan, no solo desde el aspecto físico; también nuestras cualidades. Siempre encontraremos algo que no nos guste. Nuestra actitud y amor propio son fundamentales. Es increíble el poder que tiene decir: Sí, me amo y soy valioso.

En la Biblia hay un mandamiento que dice así: “Ama a tu prójimo como a ti mismo” (Mateo 22:39, versión NVI online). Este versículo nos enseña que debemos amar a los demás como a nosotros mismos. La pregunta es: ¿Soy capaz de amarme? Y la repuesta es: ¡Por supuesto! Eres muy valioso para Dios. Y Jesús vino a demostrar a este mundo lo valiosos que somos para Dios. El amor propio debe ser equilibrado con el amor hacia los demás.

Mi experiencia como docente universitaria en este punto es muy variada. Podría mencionar que he conocido estudiantes con baja autoestima; jóvenes que no desarrollaron aún la capacidad de amarse y valorarse. Algunas veces pregunté a mi clase si se amaban a sí mismos. Algunos, sin dudarlo, levantaban la mano en seguida. Otros, al parecer, no lo consideraban algo importante y no levantaban la mano. Sin embargo, es algo básico y esencial: si soy capaz de amarme no habrá nada que no pueda enfrentar. Si podemos reconocer que Dios nos ama, confiaremos también en su ayuda. El valor que Dios nos ha dado nos capacitará para enfrentar los problemas cotidianos.

Recuerda siempre que eres una persona única y maravillosa. Todos tenemos defectos y debilidades; pero si miramos a Dios, nuestros corazones nunca estarán vacíos. Él nos considera valiosos al punto de sacrificar todo para darnos esperanza.

Por | 2018-09-10T12:16:20+00:00 5 octubre, 2018|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Psicóloga y docente de la Universidad Adventista de Chile.

Deje su comentario