Vale la pena ser optimista

“Muchos fracasos de la vida han sido de hombres que no supieron darse cuenta de lo cerca que estaban del éxito cuando se rindieron”

Thomas Alva Edison

Fracaso v/s Éxito

La afirmación de Thomas Edison invita a la reflexión, de la que se puede deducir que el fracaso o éxito estriba en la visión que el hombre tenga de la vida y de cómo la enfrenta, considerando que las percepciones y decisiones forman parte de su existencia y que serán las impulsoras de un viaje que emprenderá hacia el logro de sus anhelos.

Desde su nacimiento, el ser humano está expuesto. Son diversos contextos, escenarios, circunstancias y experiencias que debe enfrentar y a medida que transcurre el tiempo se va acrecentando la tendencia a ver el lado negativo de las cosas (pesimistas) o la tendencia a ver preferentemente el lado positivo (optimistas). Estas son actitudes que no solo influyen en nuestros estados de ánimo, sino que en muchas oportunidades determinan los resultados de lo que hacemos.

En cierta oportunidad, en Inglaterra, una empresa de calzados tomó la decisión de realizar un estudio de mercado en una zona donde los zapatos no eran conocidos ni utilizados. Buscó a dos de sus mejores vendedores y envió por un mes a uno de ellos para recabar información. Finalizado ese período, el vendedor envió un mensaje a su empresa, que decía: “En este lugar nadie utiliza zapatos, regreso a Inglaterra”. Dejaron pasar un poco de tiempo y enviaron al segundo vendedor a realizar las mismas actividades en el mismo lugar. Pero el segundo vendedor envió un mensaje que decía: “Acá nadie usa zapatos, envíen mil pares”.

Calzados de hombre y mujer

La diferencia entre estos vendedores es simplemente la forma de ver la vida. Si analizamos la situación, ambos vendedores visitaron la misma zona y  coincidieron en que las personas de aquel lugar no utilizaban calzado; sin embargo, sus informes variaron, pues aunque observaron lo mismo; uno de ellos -el optimista-  percibió lo bueno de la situación y fue quien a partir de esa percepción tuvo la capacidad de mejorar las posibilidades de su empresa y de sí mismo, proyectándose a un cargo más elevado.

Winston Churchill dijo: “Un optimista ve una oportunidad en toda calamidad, un pesimista ve una calamidad en toda oportunidad”

Jesús es un gran ejemplo de actitud optimista. Cuando estaba a punto de ser capturado para su muerte, pudo ver toda la calamidad que había a su alrededor; sin embargo, consideró que su sacrificio era la oportunidad para una raza que no tenía posibilidades, por lo que su decisión se basó en lo que ocurriría con la humanidad: tendríamos una esperanza. Hoy no es diferente. Tú y yo estamos expuestos a la misma realidad, todo depende de las actitudes y decisiones. ¿Cuáles son las tuyas? Te invito a creer. Vale la pena ser optimista.

Por | 2017-03-08T10:21:45+00:00 11 Agosto, 2016|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

Deje su comentario