“La fuerza esté contigo” es un diálogo típico de las películas de Star Wars pero, ALERTA SPOILERS sino has visto la última película, ¿por qué se habla de que ésta es la más espiritual y menos religiosa?

Star Wars: Los últimos Jedi

Durante más de 20 años Star Wars ha sido una producción con un tono “divino” en todo lo que era. La fuerza era el sustituto del poder de Dios donde existía una lucha mística entre el bien y el mal que a su vez representaban un equilibrio.

Sin embargo, la teología de este sistema de creencias cambia en la película más reciente y se vuelve más laica, secular ¿Cómo puede ser esto? Os estaréis preguntando.

Desde el episodio IV, que durante muchos años había sido el primero. Dominar la fuerza requería: fe, rituales y la sabiduría de una antigua religión institucionalizada. Pero en “Los últimos Jedi” se presenta una visión más moderna de todo, una visión no religiosa, pero sí espiritual.

En las antiguas películas se tratan claramente temas religiosos como: la tentación, el pecado y la redención con enfoques e historias que recuerdan muy de cerca a los relatos bíblicos. En la segunda trilogía según el orden de filmación (I, II y III) se cuenta el nacimiento virginal de Anakin Skywalker haciendo paralelismo con Jesús, la profecía del elegido y su eventual resurrección.

Podría poneros muchos más ejemplos, pero creo que ya veis por dónde va la cosa.

El ejemplo más claro de todo esto, el paso de una religión estructurada a una espiritualidad ilimitada, se encuentra en la escena final en “Los últimos Jedi”, cuando muestra a un muchacho de baja estatura que accede casualmente a la fuerza o incluso cuando Flint utiliza una espada láser la cual solo un jedi puede usar a través de la fuerza. Es decir, ahora se ha convertido en algo como más democrático, la espiritualidad es para todos y no algo exclusivo de un linaje o de unos seres sensibles a la fuerza.

Pero esto que parece tan bonito tiene pinceladas de ideas post-modernistas pues se remarca que lo que importa, no es que esta “fuerza” sea para todos, sino lo que esta me hace sentir. La experiencia que uno vive, pero dejando a un lado casi prácticamente a la religión como tal.

Ya no es necesario duros y exhaustivos entrenamientos y ahora se convierte todo en una religión que es espiritual, lo cual suena genial, sin embargo se vuelve más light, de tal manera que se va dejando atrás casi por completo las antiguas creencias ya que estas suponen un impedimento que no dejan avanzar (recordemos la escena de Luke Skywalker cuando Yoda permite que se quemen los libros sagrados).

En conclusión, aunque soy fan de esta serie de películas, en la última se prima la búsqueda por una experiencia que se convierte en una espiritualidad de autoconsumo en la que “nadie me diga lo que tengo que hacer”. Esto tiene su riesgo, porque, aunque nuestra relación con Dios es algo muy personal, Él nos dejó escrita una guía para que nos acompañe y nos ayude en nuestro caminar, la cual es muy importante estudiar con oración para obtener las respuestas de Dios para nuestra vida.

Por | 2018-03-26T10:12:29+00:00 26 marzo, 2018|Categorías: Cine|Etiquetas: , , |1 Comentario

Acerca del autor:

Como Director de cine adventista y productor de videojuegos puse mi vida en las manos de Dios para compartir su mensaje a jóvenes por estos medios. Mi compañera, guionista y youtuber, Bitia Martínez, me asesora y ayuda a preparar los artículos que publico en Conexión 2.0.

Un comentario

  1. Valeria 10/04/2018 en 7:37 pm - Responder

    Interesante artículo. Hay muchas películas que nos gustan pero debemos prestar mucha atención hacia el mensaje que quieren transmitir. Es necesario siempre tener la vislumbre bíblica.

Deje su comentario