Somos íntimos – Parte 2

La Biblia nos enseña que la comunicación que lleva a la intimidad emocional se relaciona también con la intimidad sexual. Satanás lo sabe y aprovecha esa comunicación para involucrar a los hijos de Dios en relaciones que no son positivas.

Hace un tiempo atrás, en esta sección, conversamos sobre la intimidad emocional y la importancia de administrarla de manera responsable. El consejo que compartimos sugería cuidar la intimidad emocional como cuidaríamos nuestra intimidad física. Y prometimos compartir algunos consejos divinos para el uso inteligente de este elemento que se encuentra presente, en mayor o menor grado, en todas las relaciones. Un especialista en el tema fue el sabio Salomón.

Proverbios 5:3 (NVI) dice que “de los labios de la adúltera fluye miel, su lengua es más suave que el aceite”. ¿De qué habla este pasaje? Te doy una pista: no se refiere a su habilidad para besar… Salomón dice que el inicio de este tipo de relaciones prohibidas está en un diálogo, en la conversación que te atrapa y te lleva a desarrollar intimidad emocional. Se da con una persona con quien te sentís a gusto conversando.

Amistad

Salomón va más allá y dice que ese tipo de conversaciones pueden llegar a ser sobre temas aparentemente espirituales. Es el caso que expone en Proverbios 7:6 al 23. Allí cuenta una historia sobre un joven que se deja enredar en una relación ilícita a partir del lindo discurso de una “chica cristiana”. Proverbios 7:14 muestra a la mujer adúltera invitando a ese joven a su casa a participar de una fiesta porque acaba de cumplir sus votos para con Dios. Hacer una fiesta al cumplir un compromiso hecho a Dios era una práctica muy común en aquel tiempo. El problema es que ella quería celebrar acompañada y su esposo no estaba en casa…

Hay personas que saben de qué temas hablar y cómo manipular una conversación para lograr captar tu interés. Y esto se da de parte de los varones para con las chicas, y de las chicas para con los varones. En mi humilde experiencia trabajando con jóvenes y adolescentes, la ingenuidad en el manejo de nuestros vínculos y la rapidez para desarrollar confianza en alguien a quien conocemos poco es una de las causas de mayor dolor y frustración en las relaciones interpersonales.

Permíteme una aclaración: no siempre la persona con la que corremos el riesgo de desarrollar una intimidad emocional inconveniente tiene malas intenciones. A veces los problemas se dan entre buenas personas que no entienden qué grado de intimidad en la comunicación corresponde a la etapa de amistad en la que se encuentran. Equivocarnos en este tema equivale a perder valiosas amistades.

¿Qué aconseja Salomón al iniciar y al finalizar la historia que registró en Proverbios 7? Antes de empezar el relato, ruega al joven que busque sabiduría y que guarde los consejos que le da en su corazón como un tesoro valiosísimo. Y al terminar le dice: “Así que, hijo mío, escúchame; presta atención a mis palabras. No desvíes tu corazón hacia sus sendas, ni te extravíes por sus caminos, pues muchos han muerto por su causa; sus víctimas han sido innumerables”.

En vez de pensar en la mujer adúltera, lee nuevamente el pasaje pensando en la intimidad emocional mal administrada. Sí: “muchos han muerto espiritualmente por su causa, sus víctimas han sido innumerables”. Te invito a que pidas sabiduría a Dios para no ser una víctima más. Él puede guiarte para que desarrolles una intimidad emocional saludable, acorde a lo que corresponde para cada relación que tengas con los demás.

Por | 2017-03-08T10:21:28+00:00 18 Enero, 2017|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |1 Comentario

Acerca del autor:

Soy cristiano y amo a Dios con todo mi corazón. Tengo el privilegio de estar casado con la mejor mujer del mundo y disfruto de mis dos hermosas hijas. Me apasiona trabajar con jóvenes, la comunicación, la docencia, viajar y los deportes.

Un comentario

  1. Gaby 19/01/2017 en 11:16 am- Responder

    Excelente artículo, ¡gracias, Gabriel, por compartir con nosotros mensajes inspiradores y sabios! ¡Saludos!

Deje su comentario