Los sociólogos y los analistas determinan que estamos viviendo en la “Posmodernidad”, término que popularizó el filósofo francés Jean-François Lyotard (1924-1998) en 1979, en su libro La condición posmoderna.

En el estado sociocultural de hoy, imperan cuestionamientos a los discursos totalizadores y a los metarrelatos. Así, se definen como metarrelatos los discursos totalizantes y multiabarcadores, en los que se asume la comprensión de hechos de carácter científico, histórico, religioso y social de forma
absolutista, pretendiendo dar respuesta y solución a toda contingencia.

Básicamente, la posmodernidad sostiene lo siguiente:

  • El pluralismo y la diversidad.
  • El cuestionamiento de los textos.
  • La verdad subjetiva.
  • El futuro es desalentador e incierto.

Los diez mandamientos de la Biblia

Muchos de estos planteamientos están en las antípodas de lo expresado por Dios en los Mandamientos:

Diez mandamientos
  1. No tener dioses ajenos: Nos protege de la idolatría y lo vano de confiar en la nada.
  2. No adorar imágenes: Nos posibilita adorar al Dios verdadero.
  3. No tomar el nombre de Dios en vano: Nos inculca la verdadera reverencia.
  4. Guardar el sábado: Nos regala el reposo, y la adoración, adecuados.
  5. Honrar a los padres: Nos enseña a respetar la autoridad legítima.
  6. No matar: Nos instruye sobre el valor supremo de la vida.
  7. No cometer adulterio: Nos aleja de las tentaciones carnales.
  8. No robar: Nos libera de los problemas judiciales.
  9. No mentir: Nos ayuda a valorar la honestidad.
  10. No codiciar: Nos aleja de las preocupaciones materiales.

Los diez mandamientos posmodernos

Por su parte, podríamos decir que la posmodernidad también tiene sus “Diez Mandamientos”:

Relativismo
  1. Inmediatez: Búsqueda de lo inmediato. Vale el aquí y el ahora.
  2. Relativismo: No hay verdades absolutas; todo es relativo.
  3. Hedonismo: Tenemos solo una vida, y hay que aprovecharla.
  4. Consumismo: El vacío existencial del hombre busca ser llenado con lo material.
  5. Tecnologización: Se rinde culto a la tecnología.
  6. Subjetivismo: Cada uno es ley para sí mismo.
  7. Desencanto: No existen ya las grandes utopías de un mundo mejor.
  8. Deshumanización: Despreocupación por el otro, y una ascendente mirada a uno mismo.
  9. Masificación: No hay preocupación por las personas.
  10. Desorientación: La desaparición de las perspectivas de un futuro alentador.

¡Llegó la hora de la elección! Edifica sobre terreno firme. Construye sobre los principios de Dios.

Por | 2017-03-08T10:21:59+00:00 1 abril, 2016|Categorías: Destacado|Año: 2016 |Trimestre: 2do Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Periodista. Director editorial de la edición impresa de Conexión 2.0. Trabaja en Editorial ACES

Deje su comentario