“No eres tú, soy yo”. Esta es la frase letal que nadie en la etapa de noviazgo desearía escuchar. Es como una daga que penetra en lo más delicado de nuestro corazón. ¡Cuántas veces las personas han derramado lágrimas de supremo dolor cuando sus afectos han sido rechazados! Cuando se escucha esta declaración, viene a la mente, y a los labios, la pregunta: “¿Por qué ya no me quiere?”

¿Por qué ya no me quiere?

Si el noviazgo ya da síntomas de convivencia, siendo aún novios, es decir, cuando debería haber una efervescencia en las expresiones de cariño, entonces tenemos una señal de alarma. Porque sucede algo que hace que ya no se sientan tan cómodos juntos. Puede ocurrir que en uno de los aspectos de la compatibilidad se hayan hallado puntos irreconciliables.

Puntos irreconciliables

  • Diferentes perspectivas sobre el compromiso cristiano. No bastó que los dos pertenezcan a la misma religión. Encontraron que no tenían el mismo interés y contacto con su práctica religiosa.

  • Diferentes perspectivas sobre roles por asumirse en el matrimonio. Por ejemplo, ella vio que él no está comprometido con las cosas de la casa, y eso le desagrada porque ella sí lo está, o viceversa.

  • Problemas de aceptación por parte de los futuros suegros cristianos. Los futuros suegros no están de acuerdo con la relación, y están conversando con su hijo o hija sobre los puntos que les desagradan.

  • Diferentes y desalentadoras perspectivas sobre la crianza de los hijos. Uno de los novios descubre que a la otra persona no le gustan los niños, o tiene muy poca tolerancia con ellos.

  • Dificultades en el manejo de las crisis. Cuando hay problemas, ella o él descubren que su novio o novia se descontrola o se hunde en la tristeza, o se desaprueba a sí mismo.

  • Problemas en el diálogo. Las veces que se ven, se gritan y se incomodan demasiado seguido. El lenguaje de la relación se transformó en peleas.

  • Mal manejo financiero de uno de los novios o de ambos. No tienen ingresos suficientes ambos, o uno de ellos, lo que genera ansiedad en uno de los dos.

Lo mejor es ahondar en la amistad. Aquí te dejo algunos consejos:

  • Sean amigos como mínimo unos seis meses antes de ser novios; amigos sin besos ni abrazos. Como amigos, ventilen sus opiniones y prácticas en varios puntos de compatibilidad.

  • Sean totalmente honestos en sus opiniones, para dejarse conocer.

  • La amistad no tiene por qué romperse, si es que un noviazgo no se llega a iniciar.

  • Conoce a la familia de tu amiga o amigo, y no solo conversa con sus padres y hermanos, sino además observa cómo es la dinámica de su familia.

  • Observa el carácter de tu amigo o amiga.

Estas ideas son delineadas por Elena de White en la siguiente cita.

“El verdadero amor es una planta que necesita ser cultivada. Que la mujer que desea una unión apacible y feliz, que le permita evitar miserias y tristezas en el futuro, se pregunte antes de entregar sus afectos: ¿Tiene mi novio madre? ¿Cuáles son las características del carácter de ella? ¿Reconoce él sus obligaciones hacia ella? ¿Es considerado con sus deseos y felicidad? Si no respeta y honra a su madre, ¿manifestará respeto y amor, bondad y consideración hacia su esposa? Cuando haya pasado la novedad del matrimonio, ¿me seguirá amando? ¿Será paciente para con mis errores o será crítico, exigente y dictatorial? El verdadero afecto pasará por alto muchos errores; el amor no los discernirá” (Cartas a jóvenes enamorados, p. 24).

Por | 2018-03-23T10:34:34+00:00 12 marzo, 2018|Categorías: Noviazgo|Año: 2018 |Trimestre: 1er Trimestre |Etiquetas: , , |2 Comentarios

Acerca del autor:

Pastor - Maestría en Salud Pública. Iglesia Adventista del Séptimo Día. Lima, Perú.

2 Comentarios

  1. Pablo Ostuni 23/03/2018 en 10:38 am - Responder

    Me gustó el artículo, en especial el consejo “Sean amigos como mínimo unos seis meses antes de ser novios; amigos sin besos ni abrazos.”

  2. Cesia 10/04/2018 en 7:13 pm - Responder

    Gracias por los consejos. Es muy importante conocer bien a quien será nuestro cónyuge para evitar problemas posteriores.

Deje su comentario