En el artículo anterior trabajamos el concepto de idea. Mencionamos y definimos seis campos donde es probable que se generen las ideas. Cada uno de ellos representa un portal gigantesco de posibilidades. Ahora veremos cómo desarrollar esa idea para que vaya tomando forma de historia y finalmente pueda narrarse por medio de la pantalla.

Ahora bien, si ya tienes una idea clara, necesitas desarrollarla. El desarrollo de la idea debe tomar la forma de un guion. Por ejemplo, un personaje, en cierto lugar, haciendo algo. Es decir, el guion describe acciones y personajes; qué es lo que ocurre y a quién le ocurre. Las acciones podrían ser, por ejemplo, conducir un vehículo o esperar el tren. Las acciones generalmente son visible, aunque algunas son más activas (conducir) que otras (esperar). Pero el guion también debe describir o sugerir lo que ocurre en la mente del personaje.

Esquema

Muchos se preguntarán, ¿de dónde vienen estas ideas? ¿Cómo crear mis personajes? La respuesta está en la vida misma. Todos los días nos cruzamos con personajes e historias; por lo tanto, todo es un disparador. Podemos ir caminando por la calle y ver una persona esperando el tren; si dejamos volar nuestra imaginación, podemos pensar en cómo es su vida, cuál sería su rutina diaria, cuáles son sus problemas, cómo se llama, cuál es su grupo de amistades, cómo suena su voz, cuáles son sus gustos, etc. Tenemos puntos de partida en todos lados, solo hay que dejar volar la imaginación.

En este esquema, tenemos que considerar tres momentos cruciales; toda historia tiene un principio, un desarrollo y un final muy definidos. Por ejemplo, en el guion de la última película de Mel Gibson, Hacksaw Ridge (Hasta el último hombre), observamos:

  • Principio. Desmond Doss, un habitante de un pequeño pueblo, por medio de sus vivencias, descubre su deseo de servir como soldado, pero sin matar a otros.

  • Desarrollo. Desmond comienza su entrenamiento militar y debe enfrentar oposición para mantenerse fiel a su conciencia y sus creencias de no matar a ningún ser humano, por ninguna razón. Atraviesa el campo de batalla y demuestra ser fiel a sus convicciones.

  • Final. Doss se gana el respeto de sus compañeros y el reconocimiento nacional como objetor de conciencia.

El último magnate
El último magnate es basada en una novela de Scott Fitzgerald.

Más información acerca de este clásico.

Independientemente del género o que se le quiera dar a la historia, el drama es el común denominador, porque sin conflicto no hay historia, sin necesidad no hay personaje, sin personaje no hay acción. El cine se nutre de grandes historias, a veces escritas en papel. El famoso novelista Scott Fitzgerald, en su novela inacabada El último magnate, decía: “La acción es el personaje”.

Documentación

La investigación es otro de los factores claves para desarrollar exitosamente una idea y lograr un guion atrapante. Escribir un guion puede ser intimidante y difícil al principio, incluso si la idea es excelente. Toda historia tiene un contexto, formado por realidades sociales, políticas, creencias, tecnologías; situaciones que si son desarrolladas a la par de la historia, van a generar un guión sumamente rico. Nunca debemos olvidar que lo que estamos intentando realizar con un guion es comunicar una idea; cuanto más se sepa, mejor se podrá exponer y entender.

Te propongo un ejercicio. Seguramente estarás lleno de ideas. Elige una de ellas, la que más te guste, aquella que te gustaría ver en un futuro en la gran pantalla. Trata de describirla en unas pocas frases que describan las acciones de tus personajes. Podrás ver de qué manera, poco a poco, tu idea va tomando forma y color. Eso sí, debes escribir, registrar tus pensamientos. Porque así de rápido como llegan, también pueden desaparecer.

Por | 2017-06-07T10:53:29+00:00 9 junio, 2017|Categorías: Cine|Etiquetas: , , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Diseñador multimedial egresado de la Universidad de Palermo, Argentina. Amante del buen cine y de las grandes narrativas.

Deje su comentario