La violencia psicológica se inicia con burlas o bromas del novio o la novia; estas llegan a ser progresivas en su agresión. También incluye los “anclajes emocionales”, que se manifiestan cuando el novio o la novia hace sentir mal a su ser “amado” por no estar a su lado, por ejemplo.

Ya no podía más. Ella estaba cansada de la relación, tan asfixiante. Era la tercera vez que él le armaba un escándalo en público. La insultaba, y la trataba de manera grosera. El llanto era la expresión de su frustración y dolor. Luego, venía el momento de paz.

Cuando una persona es violentada y chantajeada, se puede llegar a desarrollar el “Síndrome de Estocolmo”, que se expresa en que la parte violentada llega a “entender” y hasta justificar el proceso de violencia física, psicológica o de abandono del que es víctima por parte de un ser disfuncional.

Lamentablemente, en el noviazgo es frecuente ver estos tristes cuadros. La idea es cómo prevenir estas realidades.

¿Cómo prevenir?

  • En primer lugar, hay que prestar atención a las señales de violencia, como son los celos enfermizos.

  • Si es que la pareja comienza a tener conductas infantiles, como berrinches, o lo que llamo “constipaciones emocionales”.

  • Cuando ya se perdió la objetividad en el trato en las relaciones afectivas saludables. Esto, por lo general viene seguido por una sesión de arrepentimiento, o simplemente, en el siguiente encuentro la parte agresora se comporta como si nada hubiera pasado.Lo más recomendable es que el novio o la novia tengan la madurez necesaria como para tener un mínimo de control de las emociones.

  • La insistencia del novio en sostener relaciones sexuales. Un novio con principios cristianos no debería pedir a su novia esta práctica, sino evitar exponerse a la tentación.

No soy feliz con mi novio

Si deseas ayudar a tu novio/a en cuanto a sus exabruptos de violencia, en sus etapas de descubrimiento inicial, tengo una mala noticia que darte. En un nivel general, no se puede ser juez y parte. Es necesario que el novio o la novia con características de violencia consulte con un psicólogo, que lo ayude a identificar sus áreas de crecimiento afectivo, y luego a emprender un proceso de mejoría continua de sus habilidades afectivas.

Para quienes provienen de un hogar en el que estas prácticas sean comunes, tristemente, es una necesidad emprender el proceso de cambio, desaprendiendo lo negativo y aprendiendo una nueva manera de vivir, con respeto, amor y consideración por los demás.

El novio o la novia que es víctima de la violencia, debe apoyarse en su red de ayuda social, su red de amigos y familia, quienes le darán el soporte para terminar con la relación.

Por | 2017-03-08T10:21:55+00:00 28 junio, 2016|Categorías: Noviazgo|Año: 2016 |Trimestre: 3er Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Pastor - Maestría en Salud Pública. Iglesia Adventista del Séptimo Día. Lima, Perú.

Deje su comentario