Vivimos en una sociedad donde las prisas, la incertidumbre, la ansiedad, el estrés y las emociones negativas son moneda corriente, y es casi imposible escapar a ellas. Convivimos a diario con situaciones que hacen que nuestro estado de ánimo fluctúe, que cambie repentinamente y que nos cueste adaptarnos. Paulatinamente, estas idas y vueltas hacen que en nuestro cuerpo y nuestra mente haya repercusiones.

Mente sana, corazón sano

Varios estudios han demostrado que nuestro estado de ánimo afecta casi de manera directa a nuestro cuerpo. Es así que, por ejemplo, una alta reactividad emocional negativa, sentimientos como hostilidad, ira, agresión, tristeza, ansiedad, estrés, pueden dañar nuestro organismo. Desde enfermedades autoinmunes, la ocurrencia de ciertas enfermedades de base o la posibilidad de que algunas predisposiciones genéticas puedan ser activadas, para dar lugar a la aparición de una nueva enfermedad, son ejemplos de esta incidencia. Es imposible pensarnos por fuera de nuestra mente, de lo que esta pueda generar en nuestro cuerpo, y cuidarla es una parte principal de nuestra labor. Si creemos que nuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, no podemos hacer oídos sordos al poder que nuestra mente ejerce sobre él.

Una de las posibles incidencias que tienen las emociones negativas sobre nuestro cuerpo es en nuestro corazón. Es interesante pensar en cómo Dios nos habla, en su Palabra, sobre el corazón, haciendo uso de una simple analogía que fácilmente podemos traer para analizar, que es la de mente/corazón. Dice Proverbios 4:23: “Sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque este determina el rumbo de tu vida” (NTV online).

Pensar al corazón como mente, como nuestros pensamientos, como lo que nos pasa internamente, es primordial para empezar a entender lo que Dios quiere enseñarnos. No solo en la Biblia, sino en muchos escritos, muchas poesías y relatos, se habla del corazón como aquello que nos mueve, que guarda dentro de él las pasiones, los deseos, los anhelos y las emociones. Si ponemos el ojo en esta analogía, podremos pensar que cuidar nuestro corazón, cuidar nuestra mente, nuestros pensamientos, va a establecer el rumbo de nuestra vida. ¿Cómo puede determinarlo?

La psicocardiología es un ámbito dentro de la Psicología de la Salud que se dedica específicamente a estudiar cómo nuestros pensamientos y emociones afectan de cierta manera a nuestro corazón. No solo interviene en forma preventiva, sino también trabajando con aquellos que han padecido alguna patología cardíaca, ayudando a rehabilitar y reeducar en estas cuestiones para promover un estilo de vida saludable. Numerosos estudios han determinado que las emociones negativas, el estrés, la depresión y la ansiedad son posibles causas de enfermedades coronarias. Esto no es generalizable a todas las personas, ya que cada metabolismo es diferente y hay muchas causas fuera de lo psicológico que afectan también, como los factores de riesgo (dieta, sedentarismo, obesidad, tabaquismo, alcoholismo, colesterol, por ejemplo), la predisposición genética, el sexo y la edad.

Conclusión

Vivamos en paz unos con otros, amémonos tanto a nosotros mismos como a los demás, y mostremos al mundo que Jesús cambia el corazón, cambia la mente, y nos convierte en personas mejores. Dejemos en sus manos nuestras preocupaciones, concentrémonos en sus promesas, y dejemos que su dirección esté en todo aquello que hagamos. Y, sobre todo, recordemos que jamás nuestro Padre permitirá una carga tan grande que no podamos soportar (1 Cor. 10:13 online); y también la promesa bíblica: “Les daré un corazón nuevo y pondré un espíritu nuevo dentro de ustedes. Les quitaré ese terco corazón de piedra y les daré un corazón tierno y receptivo” (Ezequiel 36:26, NTV online).

El autor acaba de terminar su licenciatura en Psicología, es ayudante en la cátedra Psicología de la Salud de la Universidad de Belgrano y asiste a la Iglesia Adventista de Florida, Buenos Aires, Rep. Argentina.

Por | 2018-04-16T09:17:25+00:00 13 abril, 2018|Categorías: Destacado|Año: 2018 |Trimestre: 2do Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Esta es tu revista. Editada por Editorial ACES para la Red hispana de Educación Adventista de Sudamérica.

Deje su comentario