¿Sirve para algo memorizar cosas en la era digital?

Si aprendemos y recordamos grandes cantidades de información, nuestros cerebros cambian para bien.

¡Qué alivio es saber que ya no tenemos nada para recordar, porque todo está guardado en nuestras agendas electrónicas o en dispositivos inteligentes! Y ¿para qué sacar cuentas, si ahora tenemos la calculadora?

Al parecer, con tanta tecnología la vida está resuelta. Pues, eso aún no se ha resuelto: en algunos lugares se permiten; y en otros, no. En algunos momentos las han podido usar; y en otros, no. Y lo mismo ha pasado con los diccionarios.

Los científicos están cada vez más interesados en la plasticidad del cerebro humano y en cómo su estructura física (morfología) se altera dependiendo de cómo lo usamos. El aprendizaje requiere esfuerzo, y el uso de ese conocimiento podría alterar sutilmente el desarrollo mental. Así, realizaron un estudio con taxistas de Londres, quienes tienen que memorizar 25 mil calles para que les otorguen la licencia habilitante. El proceso dura entre dos y cuatro años, y muchos pierden el último examen, debido a la dificultad que comporta.

Investigadores del University College of London (UCL) estudiaron en 2006 los cerebros de 79 conductores de taxis en entrenamiento y 31 conductores ordinarios, registrando datos de quienes pasaban y fracasaban en el examen final, y quienes nunca estudiaron. Después de cuatro años, encontraron que la estructura del cerebro de los conductores de taxis se había alterado, pues tenían más materia gris en parte del hipocampo.

Hipocampo

¿Memorizar en la era digital?
  • Se llama así a la parte del cerebro interesada en la formación de recuerdos, su organización y su almacenamiento.

  • Tiene forma de herradura, con una parte en el lado izquierdo del cerebro y otra en el derecho (en espejo).

  • Envía memorias a la región apropiada del cerebro para el almacenamiento a largo plazo, y las recupera cuando son necesarias.

  • El hipocampo es una de las primeras regiones del cerebro que sufre daños por causa de la enfermedad de Alzheimer.

Aprende más…

Entonces, respondiendo a la pregunta inicial, es recomendable que sigamos memorizando información relevante para nuestra vida cotidiana. Será una buena manera de aumentar nuestra materia gris y mantener así en forma óptima nuestro cerebro.

Desafiamos a los lectores a que puedan comenzar memorizando algunas porciones de las Sagradas Escrituras. Comenten debajo los beneficios de aprender cosas de memoria, especialmente la Palabra de Dios. ¡Hasta la próxima!

Por | 2017-07-18T10:56:17+00:00 7 julio, 2017|Categorías: Curiosidades|Año: 2015 |Trimestre: 3er Trimestre |Etiquetas: , , |1 Comentario

Acerca del autor:

Periodista. Director editorial de la edición impresa de Conexión 2.0. Trabaja en Editorial ACES

Un comentario

  1. Zoraida 10/04/2018 en 7:24 pm - Responder

    ¡Excelente artículo! Dios nos ha creado con capacidades tremendas que debemos utilizar, y que gran forma de ejercitar nuestra memoria con las Sagradas Escrituras. Juan 14:26 nos dice que el Espíritu Santo nos hará recordar todas las cosas que Dios ha dicho en su Palabra.

Deje su comentario