Más concentrados y más desconcentrados

Mientras intento escribir este artículo, tengo la televisión encendida, a la vez estoy sentado en la computadora y además, cada tanto le echo un vistazo al celular. Sin tener en cuenta la cantidad de pestañas o tabs que tengo abiertas en el navegador de la computadora y la infinidad de aplicaciones que están activas en el celular. ¿Te suena habitual esta escena en tu vida?, ¿o soy yo el único hiperactivo en este mundo? No lo creo. Y no por eso me siento mejor.

Déficit de atención. Así lo definen los profesionales del área psicoconductual. ¿El mal del último lustro? Tampoco lo creo, hay problemáticas más graves, pero no deja de generar preocupación en los referentes educativos y otros profesionales preocupados por las futuras generaciones.

En un reciente artículo, publicado por la BBC de Londres, se explica que nuestra capacidad de atención disminuyó significativamente en los últimos años. Se redujo de 12 a 8 segundos. Alarmante, si lo consideramos como un dato cuantitativo.

Una gran parte de la responsabilidad la poseen los productos electrónicos. Esos aparatitos con pantallas brillantes e infinidad de aplicaciones han invadido todos los aspectos de nuestra vida. Sin embargo, la mayor responsabilidad es nuestra.

Joven leyendo

¿Qué podemos hacer para recuperar nuestra capacidad de atención? Afortunadamente, mucho. En primer lugar, volver a las fuentes. A lo más básico. Debemos volver a leer. La lectura contribuye enormemente a recuperar la concentración. Sobre todo si escogemos lecturas que contribuyen a aumentar nuestro intelecto y espíritu.

En segundo lugar, poner nuestra mente en lo que verdaderamente importa. Y concentrarnos en lo que realmente vale la pena: la conexión con nuestros afectos. Todos sabemos que la verdadera conexión se da cuando estamos frente a frente. Con toda nuestra atención colocada hacia la otra persona. Dejando a un lado el celular, apagando la TV y concentrándonos en esa persona que nos interesa.

Fuerza de voluntad. Eso es todo lo que necesitamos para recuperar la concentración y conectarnos con los asuntos importantes.

Por | 2017-03-08T10:21:35+00:00 9 Noviembre, 2016|Categorías: Tecnología|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Soy Comunicador Social, profesor, padre y entusiasta del ciclismo. Me gustan las montañas y los deportes en la naturaleza. Actualmente vivo en Bariloche, Río Negro, Argentina. Estoy cursando la Maestría en Divulgación de Ciencia y Tecnología en la Universidad Nacional de Río Negro.

Deje su comentario