¿Ha cambiado nuestro estilo de vida? ¿Qué visión tiene la sociedad en un futuro cercano?

Blade Runner 2049: Lo mejor está por llegar

La visión del futuro ha cambiado, radicalmente. Y el cine acompaña esta transformación. ¿Recuerdan lo que veíamos en artículos anteriores? Las ciencias sociales consideran que el cine puede ser una buena herramienta para diagnosticar a la sociedad de una época determinada. La película Blade Runner (1982) presentaba un futuro de múltiples razas viviendo en un mismo sitio, entremezcladas. El futuro era incierto, oscuro, sucio, lleno de aberraciones y abusos. Muchos sociólogos han considerado que Blade Runner fue una especie de profecía del futuro que nos espera. Antes de que Blade Runner lo mostrara, era difícil imaginar un mundo con tal diversidad y complejidad racial, pero hoy es un problema cotidiano. Cualquier persona puede advertir que la sociedad humana va de mal en peor en todos los sentidos: guerras, enfermedades, escasez de recursos naturales… Y la película Blade Runner 2049 (2017) llega para ahondar en la descripción de ese futuro próximo y ominoso, imaginándose un mundo mucho peor que el que presentaron en la primera película, estrenada en la década de 1980.

Los cristianos que leen la Biblia saben que las profecías de Daniel y Apocalipsis van en la misma dirección. Vemos que la humanidad, generación tras generación, va diluyendo los valores morales. Llegará el momento crítico cuando no habrá respeto alguno por la vida o los derechos de las minorías. La sociedad exigirá a las autoridades que ejerzan un control sobre la anarquía total. Entonces surgirá un poder mundial totalitario. La historia se repetirá. Con leyes específicas, en teoría en honor a la paz, cada ciudadano elegirá qué marca o señal recibirá: obedecer o desobedecer.

¿Qué estamos diciendo con todo esto? Que el cine se está dando cuenta hacia dónde vamos. Hacia un mundo sin esperanza, donde cada uno saca lo que puede para el hoy, porque no habrá mañana. Y hasta cierto punto tiene razón…

Nos dirigimos hacia una gran crisis, la última de todas. Pero no estamos solos en este futuro incierto y peligroso. Hay alguien que vino a morir para que tengamos otra posibilidad. Un Héroe eterno y un mundo perfecto que no tendrá final.

Hoy y siempre, ¡maranata!

Por | 2018-05-14T09:37:01+00:00 11 mayo, 2018|Categorías: Cine|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Como Director de cine adventista y productor de videojuegos puse mi vida en las manos de Dios para compartir su mensaje a jóvenes por estos medios. Mi compañera, guionista y youtuber, Bitia Martínez, me asesora y ayuda a preparar los artículos que publico en Conexión 2.0.

Deje su comentario