Con el paso del tiempo, los hablantes toman a las palabras incorporadas de otros idiomas ya como propias.

Si te digo la palabra “préstamo”, ¿qué es lo primero en lo que piensas? Seguramente en dinero, en algún crédito o en alguna transacción monetaria. Tal vez creas que los préstamos solo se dan en el ambiente financiero, pero ¿sabías que los idiomas también realizan préstamos entre ellos? En dichas transacciones no hay dinero de por medio, sino palabras. En este contexto lingüístico, el diccionario de la RAE define al préstamo como un “elemento, generalmente léxico, que una lengua toma de otra”. El título de este artículo tiene dos...

La razón principal por la cual ocurre este fenómeno se debe a la inexistencia de un término propio para describir algo nuevo. Esto es muy común en áreas como la tecnología, donde las innovaciones e inventos nos suelen llegar junto con su nombre extranjero. Piensa en las palabras chip o chatear que usamos en español. ¿De dónde vienen? Del inglés (así que a éstas les decimos anglicismos). En el primer caso, la incorporamos a nuestro idioma sin ningún tipo de cambio. En el segundo, le hicimos una pequeña adaptación para que se asemeje un poco más a nuestro idioma.

Por otro lado, muchas veces las palabras extranjeras se usan por moda, o porque se les atribuye un estatus superior. ¿Cuántas veces vemos locales que promocionan sus productos con grandes carteles que dicen Sale! o Big Sale! en vez de ¡Oferta! u ¡Ofertón!? Otros casos con los que nos encontramos a diario son gym (aunque exista la palabra gimnasio) o delivery (si bien tranquilamente podríamos hablar de un envío a domicilio).

Con el paso del tiempo, los hablantes toman a las palabras incorporadas de otros idiomas ya como propias. Hoy en día, nadie se cuestiona si pizza viene de otro idioma; la sentimos como “nuestra”, aunque haya llegado hace mucho desde el italiano.

Hay gente que piensa que los préstamos “arruinan” los idiomas, les quitan identidad y terminan por empobrecerlos. Pero debemos aclarar que este proceso de intercambio no es nuevo; ha ocurrido desde siempre. Los idiomas no son estáticos; se transforman y evolucionan a medida que las sociedades también lo hacen.

Si bien casi todos los ejemplos de este artículo son sobre la influencia del inglés en el español, en realidad los préstamos se dan en todos los idiomas y es una de las maneras de interacción y cooperación entre las personas y culturas que ayudan a enriquecer las lenguas.

Por | 2017-04-28T08:13:44+00:00 28 abril, 2017|Categorías: Inglés|Etiquetas: , , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Profesora de inglés. Magíster en enseñanza de inglés como lengua extranjera. Enseña en la Universidad Adventista del Plata y dirige la carrera de Profesorado de Inglés. Columnista web de Conexión 2.0.

Deje su comentario