Hoy reflexionemos en Mateo 6:22: “La lámpara de tu cuerpo es tu ojo” ¡Cuán importante es una mirada de aliento!  Ésta puede sanar el alma.

Cuando uno camina por las calles, siempre se rodea de gente. En ellas espera ver un reflejo en la mirada. Con el uso del celular, cada uno está inmerso en ese mundo virtual. Especialmente esto ocurre entre adolescentes y jóvenes.

Cierto día, cuando estaba en la escuela en donde trabajo, cuidando el patio en el recreo, surgió un problema entre dos alumnos, hermanos mellizos. Me acerqué para disipar esta situación.

Uno le decía al otro:

-¡Ni me miras cuando te hablo! ¡Quiero que armemos un equipo para jugar con el otro grupo, pero estás con esto!-. Se refería al teléfono celular. Su hermano no le prestaba atención. Por eso, siguió elevando el tono de su voz.

El muchacho, asiéndole el celular a su hermano, prosiguió:

-¡No te das  cuenta que por este aparatito, muchos se matan! Han dejado de mirarse, de estar juntos, la tecnología mata a los jóvenes ¡Rompe familias, ya ni hacen las cosas  que unen a los hermanos!

Tras el discurso, el hermano le respondió:

-Vas a romper mi celular y ahí te voy a mirar, pero para darte una  golpiza.

Niño con celular en las manos

Fueron a la dirección, y la directora habló primero con el hermano que inició la polémica:

-¿Qué ocurre, por qué levantaste tanto la voz? ¿Cuál es el problema?

-El problema  -respondió- es que los celulares han ganado la batalla, las personas ya no somos importantes. En casa, nadie se mira. Y no saben lo que  ocurre. Hace  tres días  que enfermé y nadie lo sabe, porque el celular ha llenado su vida.

El otro muchacho respondió al oírlo:

-Nunca supe que estabas enfermo, no lo había visto hasta ahora.

Por | 2017-03-08T10:21:47+00:00 22 julio, 2016|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |2 Comentarios

Acerca del autor:

Maestra Nacional de Dibujo. Profesora para la Enseñanza Primaria. Licenciada en Enseñanza de Ciencias del Ambiente. Chilecito, La Rioja. Argentina.

2 Comentarios

  1. Marta Angelica saucedo 02/08/2016 en 3:04 pm - Responder

    ¡Excelente! Lamentablemente, la tecnología es avasalladora, pero porque nosotros lo permitimos. Como cristianos debemos revertir esa situación. Gracias por su aporte, ¡muchas bendiciones!

    • Ana Edith Ruiz 04/08/2016 en 10:52 am - Responder

      Hola Marta Angélica, muchas gracias por tus comentarios de bendición. El problema es que somos personas que rápidamente nos dejamos someter a las cosas materiales, y mucho más rápido todavía, nos soltamos de las manos de nuestro Buen Señor y Dios. En esta historia, que ocurrió en la escuela en la cual trabajo, este jovencito pedía ser tenido en cuenta, que dejemos de depender de las cosas, para mirarnos y atendernos más. Como cristianos, tenemos que ver a este mundo desfalleciente, que nos necesita para llevar el mensaje de salvación, con la tecnología como asociada, pero nunca como ama de nuestra vida.

Deje su comentario