Miles de jóvenes aceptan cada año una tarea  que los hace salir de su zona de confort. Dejar su país y su cultura para ir a servir en lugares lejanos con el fin de contar a otros del gran amor de Jesús. Conexión 2.0 estuvo presente en este evento internacional en el que estos emprendedores nos contaron sus historias.

I Will Go

Servicio… Misión… ¿Qué te viene a la mente cuando escuchas estas palabras? Seguramente les puedes encontrar diversas definiciones, pero para mí se engloban en esta noticia: Los jóvenes de toda Sudamérica se reunieron para reforzar el llamado que Jesús hizo al mundo: Ir y predicar el evangelio a todas las naciones. Esta reunión se llama “I Will Go” (en inglés, yo iré], y se trata de un congreso para jóvenes universitarios adventistas que nació gracias al deseo de estudiantes de la Universidad Adventista del Plata (UAP), ubicada en Argentina. Con ayuda de la institución, en 2011 se creó el Primer Encuentro Internacional de Universitarios Adventistas Misioneros. En esta oportunidad, el evento se volvió a realizar en la mencionada universidad desde el 13 y hasta el 17 de septiembre de 2017.

Como novedad, se sumaron alumnos del último año del nivel secundario. Al respecto, el Pr. Gabriel Boleas, director de Educación de la Unión Argentina, mencionó: “Los chicos del último año del secundario están participando este año, para que sepan lo que significa ser un misionero. Están todos muy contentos; muy motivados”.

En Turquía y en Líbano

Max y Priscila son dos jóvenes que trabajaron en Egipto (Priscila), Turquía y Líbano (Max). Hoy son un matrimonio. Gracias al servicio voluntario, afianzaron su amistad y decidieron comenzar su vida juntos.

“Estuve por un año completo en Egipto como maestra de jardín de infantes, enseñando inglés. Pensé que estaba preparada para ir a Egipto porque había estudiado, pero cuando llegas al lugar te das cuenta de que no, porque hay mucho choque cultural. Con la ayuda de Dios, sí puedes. En ninguno de los lugares musulmanes es fácil hablar de Jesús; de hecho, está prohibido por la ley. Pero uno no va a esos países para hablar de Jesús, uno va a mostrar a Jesús”, relata Priscila.

Cuando le preguntamos por historias y vivencias, esto responde:

“Historias, tuve muchas. En Egipto pasé muchas dificultades desde lo social; la sociedad es peligrosa para una mujer. A veces entras en crisis. Pero Dios siempre muestra su amor, y él tiene sus razones. A nosotros, la misión nos unió. Cuando fuimos, éramos amigos, y en Turquía nos pusimos de novios y hoy estamos casados. ¡Son también los frutos de ser misioneros! (risas)”.

“Y estuve trabajando en Estambul”, aporta Max; “más precisamente, en la Escuela de Idiomas, y luego un año en el Líbano, como administrador de sistemas. De mi parte, no fue tan chocante la cultura turca; estudié turco seis meses antes de ir y me fui con lo básico. Lo que sí sufrí fue estar tan lejos de mi familia tanto tiempo”.

Ahora bien, ¿cómo es posible hablar de Jesús en esos lugares? Max declara: “En Turquía fue estresante, porque no sabes si cuando alguien te pregunta por tus creencias es porque realmente quiere saber o porque trabaja para alguna agrupación musulmana, para inculparte. Tuve un amigo que es turco y ex musulmán. Hizo preguntas en su mezquita y nadie le pudo responder. Él se hizo adventista y se casó con una chica adventista. Tenía un deseo sincero de encontrar a Dios”.

Entre las capacitaciones que se realizaron en el día, estuvo el mensaje especial del Dr. John Thomas, director del Servicio Voluntario Adventista de la Asociación General de la IASD, la quien invitó a los jóvenes a trabajar en la Ventana 10/40 como misioneros. Conexión 2.0 tuvo la oportunidad de dialogar con él para conocer más sobre la misión. Lee la entrevista en la revista impresa.

Imágenes del evento I Will Go

Por | 2018-04-16T08:44:05+00:00 13 abril, 2018|Categorías: Destacado|Año: 2018 |Trimestre: 2do Trimestre |Etiquetas: , , , |1 Comentario

Acerca del autor:

Un comentario

  1. Zoraida Plasencia 15/04/2018 en 10:09 am - Responder

    El desafío es seguir motivando a la juventud a querer ir y cumplir la misión que Dios nos encomendó de servir a los más necesitados y llevarles su mensaje de amor.

Deje su comentario