Herramientas básicas para aprender inglés – II

Si de aprender un idioma nuevo se trata, la variedad de opciones que nos da Internet es tan amplia que será el mismo usuario el que elija lo que más se adapte a sus necesidades y gustos.

Estoy segura que, de niñito, cuando empezaste a hablar, jamás tuviste un diálogo así con tus padres:

Nene comer.

–  Hijito, cuando hablas de ti, deberás hacerlo en primera persona, usando el pronombre “yo”. Además, el verbo en infinitivo es incorrecto…

Suena gracioso, ¿verdad? El hecho es que en esa etapa de tu aprendizaje, solo necesitaste estar “en contacto” con el idioma. En primera instancia bastó con que lo escucharas para que luego lo pudieras hablar. Más tarde, ya en la escuela, lo pudiste leer, y escribir. Y después vinieron la gramática, la ortografía, etc., que terminaron de formar el conocimiento que hoy tienes.

Padre e hijo

Al igual que cuando aprendiste tu lengua materna, al aprender un idioma nuevo es de suma importancia que estés “en contacto” con él. A esto lo llamamos “exposición”. Estar expuestos a otro idioma es escucharlo, hablarlo, leerlo, escribirlo. Es tratar de simular lo que ocurrió cuando aprendiste el castellano. Si bien la exposición por sí sola no será suficiente (a menos que hagas un programa de inmersión lingüística), es un complemento esencial para los cursos de idiomas, los libros, las reglas.

Como vimos en la entrada anterior, si de aprender un idioma nuevo se trata, la variedad de opciones que nos da internet es tan amplia que será el mismo usuario el que elija lo que más se adapte a sus necesidades y gustos. La clave para que la experiencia sea significativa es que disfrutes y le dediques la mayor cantidad de tiempo que puedas. ¿Quieres que te cuente como hacerlo? Aquí van algunas sugerencias de recursos:

  • Podcasts: publicaciones digitales (generalmente en audio) que suelen tratar sobre temas específicos (música, hobbies, personajes famosos, deportes… ¡o lo que se te ocurra!) y su duración puede ir desde los 2-3 minutos hasta una hora. Imaginemos que tu hobby es el ciclismo. Podrías escuchar a alguien hablando sobre el equipo necesario para una travesía corta, por ejemplo. La idea no es “aprender inglés” (¡o sí!), sino escuchar a alguien hablar de algo que te gusta (disfrutar). Aunque al principio no puedas entender todo, no te preocupes. La comprensión mejora con la práctica (el tiempo que le dediques). Para comenzar, prueba con algunos de éstos, que están graduados por niveles.

  • Otras opciones podrían ser leer blogs o revistas en inglés sobre temas de tu interés. Inclusive podrías descargar el folleto de estudio de escuela sabática, también.

Un sinfín de recursos está a tu disposición. ¡Aprovéchalos para aprender y crecer!

Por | 2017-03-08T10:21:40+00:00 4 Octubre, 2016|Categorías: Inglés|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Profesora de inglés. Magíster en enseñanza de inglés como lengua extranjera. Enseña en la Universidad Adventista del Plata y dirige la carrera de Profesorado de Inglés. Columnista web de Conexión 2.0.

Deje su comentario