El valor de la amistad

“En todo tiempo ama el amigo, y es como un hermano en tiempo de angustia.” Proverbios 17:17

La amistad es un valor universal. El ser humano fue creado para vivir en comunidad, para relacionarse con otros, para dar y recibir afectos, para comunicarse y dar espacio a la expresión máxima de sus sentimientos y pensamientos, lo que genera de manera espontánea la alegría y confianza para vivir. Por el contrario la vida en soledad y aislamiento genera una tristeza profunda y se torna difícil transitar por los senderos de una existencia ausente de compañía, inclusive el equilibrio emocional se ve quebrantado y la toma de decisiones en definitiva se vuelve compleja. Por ese motivo es importante comprender el valor de la amistad, lo que significa ser un amigo de verdad y tener uno con quien contar.

La verdadera amistad es un gran apoyo, un  servicio afectuoso, desinteresado y genuino como el que podemos encontrar en uno de los clásicos ejemplos de las sagradas escrituras; hablamos del caso de David y Jonathan, amigos y compañeros de la vida, nobles de corazón, quienes manifestaban amor fraternal mutuo, se apreciaban, se comprendían, se conocían bien, incluso aun cuando el Rey Saúl padre de Jonathan perseguía a muerte a David, Jonathan seguía siendo un fiel amigo de David, lo que pasado un tiempo y cuando la historia cambió, David siendo rey y habiendo derrocado a Saúl, pudiendo vengarse de todo el mal recibido, lo que hizo por amor a su amigo de juventud, fue nobleza pura: buscó algún sobreviviente de la familia real y encontró al hijo de Jonathan quien estaba lisiado y lo sentó en la mesa real. Esta amistad con ribetes de nobleza y afecto genuino, nos invita a reconocer la importancia de lo que es la amistad. No hay riqueza más valiosa que un buen amigo seguro, un amigo leal, de palabra, que responda con responsabilidad a los compromisos que la amistad necesita.

La amistad es un amor recíproco que realiza la unión de dos voluntades, y por ello la de los sujetos (S.Th. I-II, 28, 1-3). En el orden humano, cada uno de los amigos considera al otro como a sí mismo, quiere el bien del otro como el suyo, siente las alegrías y las penas del otro como las suyas, busca por último la presencia del otro porque es una alegría igual para ambos.”

En síntesis, ser amigo y contar con una verdadera amistad es tan importante para el desarrollo humano, su estabilidad y el mejoramiento de la sociedad que es un verdadero valor, que debemos cuidar y fomentar para mejorar como seres humanos.

Por | 2017-03-08T10:21:26+00:00 10 Febrero, 2017|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

Deje su comentario