Impresionante declaración. “Clic”. Es para sacarle una foto. La visión es de un fulgor extremo: ve la Santa Ciudad; ve cielos y Tierra nuevos.
Sin embargo, lloramos. Nos entristecemos. Sufrimos. Nos amargamos. Deslizo mi tesis del porqué: tenemos una mirada muy terrenal.
El problema es que nos encanta vivir en un mundo imaginario y ficticio, donde encontramos un frágil e inútil refugio para nuestros agudos problemas. Pero, estos siguen allí. No se evaporaron con el triunfo de nuestro equipo favorito, ni desaparecen con las abundantes compras en el centro comercial. Tal vez necesitemos alzar la vista más allá de nuestra lóbrega situación y mirar el Instagram de San Juan.
¿Estamos listos? Miremos hacia arriba. Derramemos el alma en oración y abramos la Biblia. Hagamos el “clic”.

Por | 2016-06-27T09:43:36+00:00 24 junio, 2016|0 Comentarios

Acerca del autor:

Psicopedagoga. Magíster en comprensión lectora y producción de textos. Universidad Andrés Bello, Chile. Portal de Educación Adventista. Editorial ACES. Buenos Aires, Argentina.

Deje su comentario