El ajedrez es un ejercicio mental de procesos estratégicos en forma de juego.

-Alberto Machado, ex Ministro de Educación de Venezuela

El ajedrez ha estado presente en la historia de las manifestaciones culturales alrededor del mundo. Fue útil para desarrollar la capacidad de enfrentar situaciones de oposición en la guerra u otras situaciones de conflicto. También lo fue cuando el hombre debía resolver la rivalidad, la lucha, el triunfo o la huida. De a poco, mientras las leyes humanas iban en aumento, en el curso de su desarrollo histórico, la cultura y el desarrollo del pensamiento permitieron sublimar las conductas beligerantes y crear nuevas formas de lucha para enfrentar las situaciones de la vida.

El ajedrez es un deporte con un mérito inusualmente favorable para su popularización: existe una comunidad mundial que difunde su práctica en todos los niveles, necesidades e intereses.

La organización deportiva, las reglas y los sistemas de clasificación tienden a garantizar un parámetro de progreso del intelecto. Las personas que practican este deporte-ciencia ven un aumento en su producción mental. Los aspectos de la personalidad del ajedrecista comparten un hilo conductual común: aumento de la concentración y la memoria. Estos rasgos podrían desarrollarse para alcanzar otros objetivos más allá del tablero, relacionados con el área académica, por ejemplo, a partir de su práctica en el contexto escolar.

Entre otros, un buen ajedrecista es capaz de prever el peligro en el tablero. Kotov dijo: “Prever el peligro vale tanto como evitarlo”. Llevado al ámbito de la vida cotidiana, el concepto de previsión hace que una persona ahorre energía si conoce de antemano cual será el peligro y buscará las soluciones pertinentes para anticiparse a su resolución.

Seguiremos hablando de las ventajas del ajedrez en el contexto escolar.

Por | 2017-03-08T10:21:48+00:00 19 julio, 2016|Categorías: Ingenio|Etiquetas: , , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Periodista deportivo, Promotor de ajedrez y arbitro regional de ajedrez. Argentina.

Deje su comentario