“Porque yo sé muy bien los planes que tengo para ustedes —afirma el Señor—, planes de bienestar y no de calamidad, a fin de darles un futuro y una esperanza”. Jeremías 29:11, Nueva Versión Internacional.

Hay momentos en la vida cuando inesperadamente debemos enfrentar circunstancias adversas que alteran la rutina diaria y trastocan todos nuestros esquemas preestablecidos.

¿Qué ocurre cuando los planes no funcionan como nos propusimos? Todo parece derrumbarse cuando experimentamos el fracaso. La frustración invade con frecuencia y es difícil elaborar un “duelo” por los planes frustrados.

Analicemos estas historias de personas que tuvieron que enfrentar el fracaso y el rechazo:

Cuando el músico Johann Sebastian Bach finalizó sus estudios y se graduó, intentó cubrir el puesto de organista en Sagerhausen, pero fue rechazado. Johann siguió esforzándose y, siete meses después, consiguió un mejor empleo como músico de la corte en la capilla del duque Johann Ernst III.

La vida de Thomas Alva Edison nos remonta a su edad escolar como pésimo estudiante, a quien le auguraban una vida de fracaso, sin embargo, su afición a la lectura, lo llevó a experimentar lo que aprendía en los libros de ciencias. Se convirtió en uno de los más grandes inventores de la historia. La lámpara incandescente, el fonógrafo, el mimeógrafo, (la impresora y fotocopiadora de la época), la máquina de cine, los sistemas de alarma, fueron algunos de sus aportes.

Cierto joven tuvo que lidiar con un cambio de planes que le obligó abandonar todo lo que poseía. Fue rechazado por sus hermanos, y terminó vendido como esclavo. Su futuro parecía incierto. Este joven, llamado José, tomo una decisión que lo llevó a cambiar el fracaso por el triunfo más grande. Su fidelidad a Dios fue recompensada, y por medio de él, se bendijo a toda una nación. Sin duda, José vio cumplida en su propia vida la promesa que registró el profeta Jeremías.

No tengas dudas de que Dios tiene planes de éxito para tu vida. Sigue andando en sus caminos y lo descubrirás.

Por | 2017-04-28T09:25:13+00:00 28 abril, 2017|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |2 Comentarios

Acerca del autor:

Maestra Nacional de Dibujo. Profesora para la Enseñanza Primaria. Licenciada en Enseñanza de Ciencias del Ambiente. Chilecito, La Rioja. Argentina.

2 Comentarios

  1. Johana 24/01/2018 en 12:00 pm - Responder

    Muchas veces nos quedamos inmóviles ante el fracaso, y no podemos avanzar. Tendríamos que tener otra visión y tratar de sacar lo mejor de esa situación problema y así poder revertirlo para bien y éxito.

  2. Zoraida 02/04/2018 en 1:34 am - Responder

    Sí, es muy bueno saber que los planes de Dios para nosotros son tan altos, así como los cielos son más altos que la tierra. Miremos siempre a Jesús, el tiene un futuro glorioso para cada uno de sus hijos.

Deje su comentario