“Contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos” (Sal. 96:1).

Desde pequeña, quedé fascinada escuchando el relato de unos médicos misioneros que habían estado en Nepal. Niñas kumaris adoradas como divinidades omnipotentes; templos budistas esculpidos en la montaña; sacerdotes vestidos con túnicas, que recorren las ciudades… Mi hermana y yo visitamos Katmandú dos años después del terremoto ocurrido el 25 de abril de 2015, que dejó grandes y terribles huellas a su paso.

Para ingresar a Nepal se requiere un visado que se puede tramitar al arribar al aeropuerto y es de lo más sencillo. Solo debes llevar una foto carnet, llenar los formularios que te entregan en el avión y un pago en efectivo.

Al llegar a Katmandú, recorrimos los alrededores del hotel, ubicado en el barrio comercial de Thamel. Sus calles repletas con tiendas de artesanos, venta de equipos necesarios para escalar el Everest, gran cantidad de oferta hotelera, presentan la cara más cosmopolita y occidental de la ciudad; sin dejar de lado el tradicional estilo nepalí.

En sus cercanías se encuentran interesantes puntos como la Plaza Durbar, el Museo Nacional o el barrio Patán, a los que se accede con mototaxi, o los populares rickshaws, que son ligeros triciclos.

Sin lugar a dudas, lo que más nos impactó fue la visita al crematorio de Pashupatinah. Después de abonar la entrada de 1.000 rupias, el turista tiene acceso, desde la orilla opuesta del río Bagmati, a observar toda la ceremonia de cremación, que se hace al aire libre sobre grandes piras.

Otros sitios interesantes son el antiguo complejo religioso Swayambhunath, que se encuentra en lo alto de una colina habitada por simpáticos monos, y la concurrida estupa de Bodntah, caracterizada por las peregrinaciones acompañadas del tañido de las campanas.

Al finalizar nuestra estadía, grande fue nuestra sorpresa al reconocer el Colegio Adventista de Enfermería, del cual nos habían hablado los misioneros, y nos alegramos porque el mensaje pudiera ser llevado a través de esta institución a los habitantes de Nepal. “Contad su gloria entre las naciones, sus maravillas entre todos los pueblos” (Sal. 96:1).

Autora: Analía Giannini, Docente de Ciencias Naturales, nutricionista, escritora y viajera incansable.

Por | 2018-07-10T15:27:18+00:00 29 junio, 2018|Categorías: Viajes|Año: 2018 |Trimestre: 2do Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Esta es tu revista. Editada por Editorial ACES para la Red hispana de Educación Adventista de Sudamérica.

Deje su comentario