¿Cómo enfrentamos las crisis?

Las tensiones de la vida moderna exigen que cuentes con un estado óptimo de salud mental y física, ya que debes estar preparado/a para las épocas de crisis, tales como rupturas amorosas, pérdidas de trabajo, incertidumbre económica, enfermedades, entre otras. Los nubarrones no tienen por qué significar el fin de una relación, descubre cómo superarlos con éxito.

Las crisis son ineludibles. Forman parte de la vida, y el aprender a enfrentarlas nos capacita para ser exitosos como novios o novias. En el proceso del amor, aparecen las crisis que nacen de la desilusión. Estas solo pueden resolverse en un encuentro al que suele llamarse “explicación”, que significa comprender por qué razón se originó la crisis y qué fuerzas sirvieron de marco para que se generara ese momento incómodo.

Problemas en el noviazgo

Muchas crisis en el noviazgo se pueden prevenir, si la pareja estructura pasos a seguir con el fin de llenar los vacíos que generan las tensiones; como por ejemplo, un malentendido con los padres de ella. Recuerda que esos pasos deben ser flexibles, pero respetados por ti y por tu novio o novia.

Debes aprender a no dejarte llevar por tus emociones negativas que surgirán por causa de coyunturas de la vida, ya que las palabras quedarán en el corazón de las personas, mientras que las circunstancias diarias pasan.

Recuerda que las crisis pueden resultar en el fortalecimiento de la relación de la pareja, si es que hay amor y voluntad para salir adelante, en solidaridad; si existe la generosidad de perdonar. Así, las crisis llegan a colaborar en el crecimiento y la maduración del amor.

Te comparto algunos nubarrones que anuncian que algo se viene:

  • Cuando la pareja ya no llama telefónicamente con frecuencia.

  • Cuando olvida fechas importantes.

  • Cuando reemplaza a la persona amada por los amigos.

  • Cuando rompe promesas.

  • Cuando entrega menos de lo que recibe.
  • Cuando no es afectuoso/a; cuando se vuelve crítico/a.

Estas situaciones, entre otras, exigen que la pareja se reúna para conversar y aclarar las percepciones, con honestidad, asertividad y respeto. Las habilidades no desarrolladas de afrontamiento de las crisis, más la falta de comunicación, agravaron una situación que pudo haberse resuelto desde un principio, hasta de manera lúdica. Recuerda esto:

  • Conversa con naturalidad, y sé honesta u honesto, con respeto.

  • Señala lo que te incomoda con objetividad, y con asertividad.

  • Propón alguna solución razonable.

  • Pasa la página, y continúa siendo feliz.

Por | 2017-07-07T10:42:03+00:00 7 julio, 2017|Categorías: Noviazgo|Año: 2016 |Trimestre: 1er Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Pastor - Maestría en Salud Pública. Iglesia Adventista del Séptimo Día. Lima, Perú.

Deje su comentario