Una alegoría sobre el Apocalipsis como nunca se ha visto.

La bella, la bestia y el apocalipsis

Apocalipsis es el nombre del último libro de la Biblia, escrito por el apóstol Juan alrededor del 100 de nuestra era. Literalmente, en griego, significa revelación aunque con el paso del tiempo la palabra apocalipsis ha adquirido distintos matices de significado. Si buscas en los diccionarios verás estas definiciones:

  • Fin del mundo.

  • Situación catastrófica, ocasionada por agentes naturales o humanos, que evoca la imagen de la destrucción total.

Entonces, vemos que el Apocalipsis pasó de ser una revelación de Dios a su pueblo sobre el futuro a ser considerado una visión catastrófica del futuro. Es verdad que en el Apocalipsis que escribió Juan hay descripciones que podríamos considerar negativas, como las bestias u otros elementos que podrían alimentar un concepto equivocado de un Dios malo y castigador. ¡Qué diferencia, verdad!

Para ilustrar mejor los tiempos finales, vamos a escoger una historia que nos ayudará a ejemplificar esto. Estamos hablando de La Bella y la Bestia, de Disney.

Damos por sentado que ya conoces esta historia. Sin embargo, trataré de describirla lo más concretamente posible.

Hay una chica llamada Bella que le gusta leer y tiene un padre que es un creador (o inventor). Él un día se pierde en un castillo encantado y lo atrapan. Ella se entera y se intercambia por él. Este castillo está comandado por el personaje llamado Bestia y sus empleados que están transformados en objetos (reloj, candelabro, etc.). Bella poco a poco se encariña con Bestia. Un día Bella visita una zona prohibida para ella, donde encuentra una rosa con algunos pétalos caídos. Bestia lo descubre y se enfada. Bestia le confiesa que es el tiempo que le queda para poder volver a la normalidad y que lo que necesita es que alguien se enamore de él antes de que se acabe el tiempo. Bestia fue maldito y su aspecto actual no es el que tuvo. Antes era hermoso. Y a continuación ten cuidado, porque va el spoiler de la historia, que concluye cuando Bella se enamora de Bestia y terminan juntos. Por supuesto, él queda restaurado a su belleza original.

Ahora, vamos a entrever algunos elementos en común con el Apocalipsis, pero hay muchísimos más.

En Apocalipsis 12 también encontramos a una mujer. Esta mujer representa a la iglesia de Cristo, también llamada el remanente. En este capítulo vemos la relación entre la mujer (Bella) y la bestia, lo cual se asemejaría mucho a la relación que necesitaría Satanás para demostrar que su gobierno en este mundo ha sido un éxito y que Dios se porta mal con él, porque ve su potencial, porque no quiere competidores.

La Bestia de la película, literalmente, representaría a la bestia (Satanás) que intenta seducir a la mujer que es la iglesia. A la Bestia además le queda poco tiempo, al igual que Satanás, quien sabe que le queda hasta que regrese el verdadero dueño de este mundo a reclamar a los suyos.

Por último, al igual que la Bestia, Satanás quiere volver a ser Lucifer, pero con todos los derechos de Jesús. En la película, el final es que la Bestia vuelve a su forma original, lo cual no sucederá con el diablo según la Biblia.

Con todo esto nos podemos hacer una idea “express” de lo que sucederá y está sucediendo, según nos relata el texto sagrado.

Por tanto, vemos que el Apocalipsis no debería tener una connotación negativa. Es un libro fascinante, que va más allá de lo que una lectura rápida puede dar a entender. Contiene un mensaje profundo, especial para la iglesia de Cristo. Dios nos revela con amor lo que está por suceder.

Hoy y siempre, ¡maranata! -que en arameo y griego bíblico significa: ¡El Señor viene!-.

Por | 2018-10-16T11:09:43+00:00 12 octubre, 2018|Categorías: Cine|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Como Director de cine adventista y productor de videojuegos puse mi vida en las manos de Dios para compartir su mensaje a jóvenes por estos medios. Mi compañera, guionista y youtuber, Bitia Martínez, me asesora y ayuda a preparar los artículos que publico en Conexión 2.0.

Deje su comentario