Actitud mental positiva

“Porque cual es su pensamiento en su corazón, tal es él…” Proverbios 23:7.

Cuántas veces en la vida tuviste que afrontar vicisitudes que paralizan el alma, que limitan tu campo de acción, que frenan tus sueños e ilusiones. Existen variados ejemplos de personas que enfrentaron estos tipos de situaciones donde naturalmente emergen sentimientos de frustración e impotencia y que muchas veces las han llevado a la ruina, al desconsuelo y al abandono de los anhelos y aspiraciones. Sin embargo, en un escenario tan desolador surgen dos opciones a las que cualquier persona puede optar: Ver los problemas con una actitud mental negativa o verlos con una actitud mental positiva.

Hellen Keller, desde sus primeros años, sufrió no solo por sus limitaciones físicas sino también por cómo era vista por la sociedad y hasta por su familia. Sorda, ciega y muda, con quien difícilmente se podía entablar algún tipo de comunicación, era considerada como una desgracia. Las vislumbres de algún tipo de posibilidades de recuperación eran mínimas, pero para la sorpresa de todos aquellos que no vieron ninguna solución, Hellen obtuvo mucho más de lo que cualquier persona con todas sus competencias físicas y emocionales activas podría haber imaginado lograr. Cabe mencionar que esto fue posible gracias a que alguien pensó de una manera diferente, con una actitud mental positiva. Su madre, quien mantenía una leve esperanza, decidió contratar a Ana Sullivan, una joven maestra especialista en sordos y mudos, quien estuvo dispuesta a recuperar un caso que aparentemente estaba perdido. Con rigor, paciencia, optimismo y esperanza, Ana consiguió finalmente el milagro de romper la burbuja secreta en la que vivía Hellen, una adolescente encerrada hasta entonces en la fortaleza vacía y solitaria de su mundo interior, en un recinto de tinieblas y silencio del que terminaría emergiendo, no sin dolor, una personalidad extraordinaria, brillante, entusiasta y única.

Helen Keller

Ya conocemos la historia: Helen Keller aprendió a leer con el sistema Braille, en diferentes idiomas, se graduó en una prestigiosa universidad norteamericana con la máxima calificación y terminó siendo una famosa escritora, oradora y activista que viajó por Estados Unidos, Europa y África.

Nada ni nadie pudo con su voluntad de aprender, ni con su deseo de abrirse al mundo del conocimiento.

Ningún ser humano está exento de sufrir privaciones como estas o de cualquier otro tipo, el tema es si estás preparado para enfrentarlas y de qué manera asumes la adversidad y los problemas. ¿Cuál es la actitud mental que emerge desde tu interior ante este tipo de situaciones?

Hellen fue un ejemplo de vida y de superación personal, mostrando al mundo entero el poder de transformación que tienen la fe, la esperanza, la voluntad, el optimismo y una actitud mental positiva que es capaz de mover montañas.

Quisiera concluir con un texto que hace sentido a esta reflexión y que a lo largo de mi vida me ha acompañado y que me llena de esperanza y de una actitud mental positiva.

“Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; no dejará para siempre caído al justo” Salmos 55:22.

Por | 2017-03-08T10:21:43+00:00 26 Agosto, 2016|Categorías: Autoestima|Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Facultad de Educación, Ciencias Sociales y Humanidades. Universidad de la Frontera. Chile.

Deje su comentario