Desde hace muchos años, la Iglesia Adventista –a través de la Biblia y de los inspirados, sabios y seguros consejos de Elena de White– sostiene que nuestra salud, en su estado más pleno, depende de la administración responsable de los consejos de amor de nuestro Creador y Redentor, quien por derecho de diseño nos conoce a la perfección.

Tres personajes famosos

1- Novak Djokovic: Número uno del circuito masculino de tenis mundial. Ha roto varios récords en su carrera. Entre muchas de sus características, podemos observar su perseverancia, su resistencia, su velocidad, su precisión y su alto nivel de tolerancia al dolor.

Novak Djokovic

2- Luis Scola (Luifa): Destacado jugador de básquet que desde hace algunos años milita en la NBA. Ostenta un récord poco común en el país y el deporte de las estadísticas: es el jugador con más presencias ininterrumpidas en una temporada regular, con cero ausencias.

Luis Scola (Luifa)

3- Elisa Forti: Deportista amateur de origen italiano de ochenta años de edad. Jugó al voleibol hasta los 45 años, y más tarde se dedicó al tenis y la natación. No conforme con estos retos, comenzó a correr maratones a partir de los 72 años.

Elisa Forti

¿Tienen algo en común estos tres personajes? Los tres lograron destacarse y ser excelentes en lo que hacen gracias, también, a sus dietas especialmente sanas, balanceadas, estrictas y, por cierto, diferentes del resto.

Los beneficios del ejercicio físico:

Beneficios fisiológicos: Ayuda a controlar el sobrepeso y mantiene equilibrado el nivel de grasa corporal.

Beneficios sociales: Nos hace más seguros al manejar nuestro cuerpo, ya que lo hacemos de una manera más precisa.

Beneficios psicológicos: Reduce los niveles de ansiedad y la depresión. Nuestro ánimo y actitud cambian sustancialmente. Disminuye los niveles de estrés.

La vida espiritual es muy parecida a la vida física. Para ser un buen deportista, es fundamental alimentarse bien; para ser un buen cristiano, debes llevar un programa de nutrición saludable; y hay que alimentarse con nutrientes contundentes, para no estar sin fuerzas en el preciso momento en que más necesitas estar alerta.

La receta espiritual diría más o menos así: Alimento de primera calidad al menos dos veces al día (la Palabra de Dios y todo lo que podamos encontrar para nuestro crecimiento espiritual).

Caminatas hablando con el Señor a diario. Buscar la oportunidad de compartir con otros lo que cada día el Señor te enseña en este espectacular plan de vida eterna.

Condensado del artículo escrito por Gabriel Boleas para Conexión 2.0.

Por | 2017-03-08T10:21:59+00:00 1 enero, 2016|Categorías: Destacado|Año: 2015 |Trimestre: 3er Trimestre |Etiquetas: , , |0 Comentarios

Acerca del autor:

Esta es tu revista. Editada por Editorial ACES para la Red hispana de Educación Adventista de Sudamérica.

Deje su comentario